Terapia Psicológica

Artículo Actualizado el:

¿Es lo mismo tratamiento psicológico que psicoterapia? ¿Qué es una Terapia psicológica? ¿Funciona siempre a todos? ¿Qué me va a costar un tratamiento psicológico? ¿Y si hago terapia psicológica y con el tiempo vuelvo a recaer en los mismos temas u otros nuevos?

Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos cuando empezamos a valorar quien y qué nos podría ayudar para salir de alguna situación emocional o conductual que nos produce ansiedad, tristeza, apatía u otros síntomas relacionados con la psique.

Esta guía sobre la Terapia Psicológica resolverá todas las dudas que puedas tener sobre la terapia psicológica: significado de la terapia psicológica, beneficios, tipos, profesionales, precios, frecuencias, garantías, duración.

Cuando hablamos de terapia psicológica o psicoterapia (que son sinónimos) nos referimos a una relación profesional entre psicólogo y cliente (o paciente).

A través de intervenciones basadas en conceptos y teorías psicológicas, los profesionales de la psicología, ayudan a las personas a comprender y realizar cambios en su pensamiento, comportamiento y relaciones, con el fin de aliviar la angustia y mejorar el funcionamiento.

 Puedes recibir tratamiento psicológico en una sesión individual, de pareja, familiar, como parte de un grupo o en línea.

¿Que es una Terapia Psicologica?

El objetivo es que, a través de la conversación y junto al acompañamiento profesional, puedas reconocer y comprender (para después poder modificar) cuales son los asuntos vitales que te llevan a la tristeza, ira, abandono, adicción, apatía…

Con frecuencia, la conversación se dirige a un asunto concreto, que se trabaja en profundidad, si el profesional considera que es un tema importante en la vida actual del paciente.

Un ejemplo de la terapia psicológica

Por ejemplo, hace poco, tuve en el centro de psicología a un joven de unos 30 años que decía que se sentía apático y sin motivación para hacer cosas que meses atrás le hacían sentirse bien. Vimos que varias situaciones personales, que estaba viviendo en ese momento, le habían llevado a ese estado de auto-abandono, a pesar de ser una persona normalmente positiva.

En ese momento se encontraba sin trabajo, con muy pocos ingresos, con un bebé de 15 meses, viviendo en casa de los suegros, con exámenes de la facultad, un intento de suicidio de un familiar muy cercano del que sentía un poco culpable porque decía que lo había desatendido. Vamos, una situación complicada para cualquiera.

A través de la conversación y de ejercicios donde se requería que él pusiera más conciencia a lo que había vivido y sentido, el chico llegó a un lugar, a un recuerdo donde, hiciera lo que hiciera, no podía hacer nada para defenderse de lo que le estaba sucediendo y aprendió a “aguantar” y desconectar para sufrir lo mínimo.

Este chico, que en ese momento tenia 28 años, había recibido bulling durante 6 años, desde los 7 a los 13 años.

Resumiendo el caso: la situación adversa en ese momento de su vida le había bloqueado, no sabía qué hacer y los días pasaban y cada vez estaba más deprimido. Igual que le pasó en su etapa escolar, con el acoso escolar.

Trabajamos la posibilidad de poder defenderse, de idear y construir maneras de resolver las dificultados que se le habían amontonado en ese momento de su vida. Ya no era un niño, era un hombre, padre, marido, enfermero de profesión con muchas capacidades.

Al comprender, pudo ver y construir un camino de salida de esa crisis personal.

En este caso, como en la mayoría, el tratamiento psicológico consistió en que el paciente hablara sobre sus pensamientos con un profesional para:

  • Comprender mejor sus propios pensamientos, sentimientos y comportamientos
  • Reducir sus síntomas
  • Construir estrategias
  • Mejorar su calidad de vida

¿Porqué ir a terapia psicológica? ¿Cuándo sé que necesito empezar a hacer terapia psicológica?

Para mi la señal más evidente es cuando empiezas a sentirte mal, y no es algo pasajero, es decir: sin ganas de trabajar, de salir, de pensar, de hablar… Cuando te cuesta dormir, o duermes mucho, o comes poco o mucho, cuando te abandonas, cuando dejas de disfrutar de cosas que antes sí que disfrutabas.

Psicoterapia o medicación. ¿Con la medición no es suficiente?

psiquiatra-psicologo

La seguridad social en nuestro país ofrece una cobertura muy básica relacionada con la salud mental. Hay pocos, muy pocos psicólogos y los psiquiatras tienen trabajo y no pueden dedicar mucho tiempo a escuchar a los pacientes.

Al final, esto se traduce en que médicos de familia recetan antidepresivos y ansiolíticos para aliviar el dolor emocional de sus pacientes.

Pero no es la solución, o mejor dicho, pocas veces resuelve el problema.

Lo adormece, lo amortigua o lo aplaza, pero el paciente no sabe, no se da el espacio y el tiempo para profundizar, con un guía profesional, a descubrir qué le esta pasando.

Se ha comprobado que el mejor resultado para reestablecerse de una crisis emocional personal es la combinación de medicación y psicoterapia.

Conclusión: cuando visites por primera vez un centro de psicología, psicoterapias o terapia clínica psicológica, pregunta e infórmate bien sobre qué tipo de terapia hacen y qué formación, experiencia y metodología tienen las personas que trabajan en él.

¿Que profesionales hacen terapia psicológica?

Haz cualquier pregunta que necesites para quedarte [email protected] sobre el tipo de profesional con el que vas a empezar tu camino de autoconocimiento.

Sólo pueden ofrecer sesiones de psicoterapia las personas que nos hemos licenciado en Psicología o hayan hecho el Grado de Psicología en una universidad.

Hoy en día hay poco control y muchas pseudoterapias  que no tienen una base garantizada como la que proporciona una formación recibida en la universidad. Lamentablemente, cualquier persona no cualificada puede trabajar de terapeuta y abrir un centro de  “terapias  psicológicas”. Sí, eso ocurre.

Cualquier práctica que pueda ahondar en el autoanálisis conductual y comportamental de una persona puede llegar a mejorar la salud emocional y en definitiva, su relación con él mismo y los demás.

El problema, desde mi punto de vista y experiencia, es que estos terapeutas no están completamente cualificados, les faltan conocimientos. Tienen muy buenas intenciones (la mayoría) pero les falta saber más sobre trastornos mentales, tratamiento y conocimientos en psicofamacología.

¿La terapia psicológica sirve?

Habitualmente sí: ir a terapia mejora el autoconocimiento personal, profundizas en ti, en cómo eres y cuáles son las cosas que te hacen infeliz.

La visión que tenías sobre ti mismo se amplia y la atención se afina. Aparece algo que quizá no habías detectado que existía: la conciencia.

Resistencias ante la psicoterapia.

Cuando empezamos con un psicólogo, pero dudamos con seguir yendo a terapia.

Con las resistencias me refiero a esos asuntos que aparecen durante el tratamiento e impiden que se realice la terapia.

Con frecuencia son sutiles, muy inconscientes. Son las siguientes:

① No encontrar el momento para ir a terapia psicológica entre docenas de obligaciones diarias.

② Interrumpirla cuando uno empieza a encontrarse mejor. En terapia, no hay ningún contrato de permanencia, pero es mejor llegar hasta el final del asunto: in-te-grar-lo para siempre.

③ El miedo a entrar en asuntos del pasado que causaron mucho daño y no se quieren revivir. En este caso, la terapia no obliga a nada. Sugiere, señala, valora, pero no obliga a nadie a que haga o hable de algo que no le apetece.

④ El dinero. A veces, uno empieza a hacer cuentas y ve que es mucho dinero el que le va a dedicar a las sesiones con el psicólogo.

Hacer terapia psicológica es una inversión, es un tiempo que necesitas para pararte y VER qué esta pasando en tu vida. Darte cuenta que te ha llevado a entrar en una dinámica rutinaria que te hace sentirte mal.

La duración de un tratamiento no tiene un estándar fijo, es decir, no se sabe. Se puede predecir un tiempo mínimo, ya que obviamente no se pone en orden la vida de una persona en 6 semanas, por ejemplo.

La duración de la terapia psicológica va a ir en función de 2 claves:

El asunto a trabajar, es decir, la preocupación que te ha llevado a la terapia psicológica:

Una situación de duelo, desesperanza, soledad, maltrato, son asuntos delicados y dolorosos que pueden llevar un cierto tiempo para reponerse. Son los que yo denomino “heridas profundas”.

Adaptarse a un cambio o buscar la manera de adaptarse a un cambio como: la adolescencia de un hijo, la enfermedad de un familiar, prepararse para la maternidad y paternidad, etc. Son asuntos concretos que pueden resolverse en menos tiempo.

El tiempo que hace que la persona lleva sintiéndose mal emocional, angustiada, perdida, sola sin ayuda, abatida…

Mi experiencia me ha demostrado que cuando más se tarda en llevar un asunto doloroso que produce miedo, ansiedad o desesperación a terapia, más difícil y duro para el cliente será ponerse con el tema o temas que le han conducido a ese estado.

Este es un tema controvertido porque la mayoría de las personas creen que hacer terapia es caro.

Hace poco, hablaba con alguien que tenía y sigue teniendo muchos problemas emocionales. Desde que la conozco, todo era complicado en su vida. Probó la psicoterapia, diferentes tipos, métodos… Y siempre acababa abandonando el tratamiento, decia que no le funcionaba.

Comenzó a beber y a tomar drogas y eso le hacia salir de sus dificultades por unas horas. Y así sigue, 25 años después, con los mismos problemas que ya tenía, sumados ahora a los problemas derivados de las adicciones.

Os cuento esto porque es un ejemplo de una vida arruinada, una vida sin vida. La psicoterapia no la hubiera salvado, pero quizás, yo creo, que hubiera evitado que trascendiera en el caos absoluto.

Conclusión: En la mayoría de casos, estas visitas semanales, quincenales o mensuales a la terapia psicológica, son como el ancla que el marinero tira al mar para poder hacer la faena sin movimientos que estorben su objetivo. Es decir, un punto de quietud y autoobservación.

Si la seguridad social no ofrece una buena cobertura en psicología, ¿Porqué la terapia psicológica no es económica?

Es verdad que los precios de los psicólogos privados no son asequibles a toda la población, pero desde mi punto de vista, no son desorbitados, insisto: es una gran inversión, si la aprovechas.

➤ La tarifa de las terapias psicológicas individuales oscilan entre 40 € y 90 €

➤ La sesión que suelen durar entre 45 minutos y una hora

➤ La terapia de pareja es más cara. Cuesta entre 60 y 120 euros

➤ La psicoterapia infantil y de adolescentes son precios un poco más económicos. Las sesiones son más cortas, oscilan entre 45 y 50 €

Formación continuada:

Los psicólogos/as somos profesionales que estamos constantemente en formación, pagamos impuestos, alquiler y cuotas del Colegio de Psicólogos. Nos reunimos con frecuencia para hacer supervisión de nuestro trabajo, con otros profesionales.

Con esto quiero decir que tenemos gastos derivados de nuestro trabajo y para ofrecer el mejor servicio nos mantenemos al día haciendo cursos, talleres, formaciones, postgrados, etc. durante toda nuestra carrera profesional.

Desde que aparecieron los primeros estudios de la mente y su funcionamiento con el Estructuralismo y el Funcionalismo, allá por el 1890, las escuelas psicológicas han ido evolucionando a partir de estas 4 corrientes básicas que aparecieron durante la primera mitad del siglo XIX.

  • Conductivistas
  • Psicoanálisis y psicodinámica
  • Humanista
  • Cognitivistas

Actualmente, son muchos las terapias en psicología. Voy a hacer un repaso de las principales.

¿Cuántos tipos de terapias psicológicas existen?

1.   Terapia cognitivo-conductual

Es este tipo de terapia el tratamiento está centrado en el síntoma, es decir, en el problema. Enseña “estrategias” para “dominar” el asunto que está incapacitando al paciente.

Este enfoque nos expone de manera gradual el estímulo temido. En las primeras sesiones de terapia el objetivo es enseñar técnicas de detección y control.

Gracias a las exposiciones graduales y repetidas, vamos aprendiendo, paso a paso, a no tener miedo frente al estímulo.

Por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual es efectiva en casos de adicciones y fobias.

2.   Terapia psicológica humanista

En esta terapia el centro es el paciente/cliente y la creencia de su capacidad para desarrollar su potencial humano. Es decir, no se trata de resolver la conducta con pautas clínicas recomendadas, sino en mostrarle que es capaz de hacer por sí mismo.

La relación entre psicólogo y paciente es horizontal: sin jerarquía y no directiva.

Una de las terapias Humanistas más conocidas es la Terapia Gestalt

3.   Terapia de aceptación y compromiso

Respalda que los pensamientos y emociones indeseadas no deben ser reprimidos, sino aceptados.

Aceptar nos ayudará a que, lo que percibimos como problemas, deje de serlo; lo que hará que el malestar se reduzca.

Propone vivir en el presente, comprometiéndose a poner atención en lo que hacemos en todo momento, en el aquí y ahora.

4. Terapia psicológica con hipnosis

La hipnosis es “una herramienta terapéutica”,  para que sea completa, debe suplementarse con otros métodos.

Se basa en que “bajo hipnosis” (es decir, en un estado de relajación profunda psíquica y física) puedes concentrarte en un pensamiento, recuerdo, sentimiento o sensación. Durante ese estado, puedes transformar y modificar la percepción, la memoria y el funcionamiento de tu sistema nervioso.

Dicen que es una técnica eficaz para: la ansiedad, dejar de fumar, enfermedades como el colon irritable, fobias, ayuda para adelgazar y para cuidar la alimentación.

5.   Terapia con animales

terapia-con-animales

Las especies de animales más usadas en la terapia con animales son los perros, los gatos, los caballos, las aves, los conejos y los delfines. Estos últimos ofrecen muchos beneficios en los pacientes con síndrome de Down, autismo o parálisis cerebral.

Son muy recomendados para gente mayor que se han quedado solos y les cuesta interaccionar con los demás.

Por ejemplo, la equinoterapia es una forma especializada de terapia física que utiliza equinos para tratar a personas con trastornos del movimiento, asociados a varias afecciones neurológicas y neuromusculares. El objetivo es reforzar el tono muscular, la postura y ganar algunas habilidades.

6. Terapia realidad virtual

La realidad virtual permite la simulación de situaciones fóbicas. Se emplea como una expericia que se sitúa entre la exposición en vivo y la imaginaria.

Las aplicaciones de la realidad virtual en Psicología clínica son el perder el miedo al objeto fóbico o la situación temida por el paciente.

A través de exposiciones controlada por la realidad virtual y los profesionales que la diseñan y dirigen, con el trabajo progresivo expositivo se trata la disminución del miedo a la situación fóbica.

terapia-realidad-virtual

7.   EMDR (Eye Movement Desensibilization and Reprocessing)

La base de esta técnica de psicoterapia es desbloquear los recuerdos traumáticos que se han almacenado en la memoria de las personas y que influencian en su día a día.

Una experiencia perturbadora del pasado en la vida de una persona puede acumular tensión emocional, sensaciones físicas y percepciones en el presente de esa persona. Es como estar anclado al pasado, a esas sensaciones vividas en ese trauma anterior.

Las experiencias muy traumáticas como guerras, terremotos, accidentes o abusos, pueden ocasionar un almacenamiento de significados dolorosos que se aferren a la mente y por lo tanto a nuestras sensaciones y pensamientos.

La terapia EMDR busca, a través de una técnica que lleva al paciente a hacer de movimientos oculares rápidos, a acceder a la información almacenada que le hace sufrir y, en una segunda fase, construir nuevas conexiones que permitan al paciente procesar la vieja información.

Se trata de añadir nueva información que permita hacer una adaptación interna, trabajando el recuerdo, hasta que el trauma deje de ser tan doloroso­­ para quien lo padece.

8.   Terapia Familiar Sistémica

La psicoterapia sistémica, también llamada terapia familiar sistémica, va más allá de los comportamientos individuales y se centra prioritariamente en las interacciones del sistema, o sea de la familia.

Se basa en que la conducta, enfermedad, patología, etc. de un miembro del sistema o familia, afecta o repercute en el total de los miembros del sistema o familia y se debe trabajar de forma global, con todo el grupo.

Desde la intervención sistémica, el objetivo terapéutico es sugerir un cambio en la dinámica familiar que incida directamente en la persona que está manifestando el síntoma. El objetivo es romper la dinámica y que deje de manifestar el síntoma, conducta o lo que sea motivo de consulta.

En este enfoque no interesa investigar el “¿por qué?” alguien está actuando de una manera X, sino el “¿cómo?” lo hace y cómo se sitúa la familia (qué respuesta o adaptación hacen sus miembros) ante esa dinámica de la persona que tiene el problema.

9.   Psicoanálisis

No se puede hablar de psicoanálisis, aunque sea brevemente, sin mencionar a su creador Sigmund Freud (1856-1939).

Según la Teoría Psicoanalítica, existen aspectos inconscientes del funcionamiento psicológico de la persona que son muy determinantes en conductas, pensamientos y emociones.

Con frecuencia actuamos desde un patrón coordinado por el inconsciente  que está formado por imágenes, recuerdos, represiones y trozos de nuestra historia.

Por lo tanto, el objetivo es llegar a esa parte de nosotros, a través de técnicas psicoanalíticas durante las sesiones, para llevar el inconsciente a la superficie (al consciente).  De esa forma poder ver qué creencias están profundamente arraigadas en el paciente y mejorar su presente.

Desde mi punto de vista, Freud no estuvo fino en algunas cosas; y estuvo obsesivo pero brillante en otras, con teorías como la de: transferencia, contratrasferencia, el inconsciente y los mecanismos de evitación.

10. Terapia breve estratégica

La terapia breve estratégica es un tipo de terapia enfocada en crear soluciones a problemas específicos, sin detenerse en el origen del problema.

En enfoque se centra en la creación de soluciones a problemas concretos, dejando a un lado las raíces más profundas del problema.

Durante las sesiones se intentan eliminar las conductas problemáticas, así como modificar esa forma que tiene la persona en el momento de construir su realidad, es decir cambiar la manera de ver la dificultad.

11.  Arterapia

La Arterapia, es una técnica terapéutica. Se trata de utilizar herramientas artísticas para que, desde lo creativo y su interpretación, se pueda profundizar en el autoconocimiento.

El concepto del arteterapia consiste en que lo que aparezca en un espacio terapéutico, utilizando formas artísticas, son proyecciones de nuestra psique, son claves simbólicas del inconsciente.

Suelen ser una terapia que se practica en grupos.

12.   Musicoterapia

musicoterapia

La musicoterapia es el uso de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) como vehículo en el tratamiento de una persona o grupo.

Se trata técnicas terapéuticas que puede servir como estimulación emocional y física, como comunicación, como expresión de emociones y relajación.

Son técnicas especialmente funcionales con niños y personas mayores.

13. Técnicas de relajación y respiración

El Mindfulness, el yoga, la respiración consciente, el Zen… Son prácticas que cada vez se están incorporporando con más aceptación a la vida de las personas.

No lo considero un “tipo de terapia” pero sí una práctica que está comprobado que ayuda a mejorar los estados de ansiedad.

Estas técnicas, llevadas a cabo frecuentemente, durante un episodio de ansiedad, cumplen una doble función: por una parte, la relajación muscular, y la mejora del ritmo de la respiración; y por otro, alejarnos del foco que nos produce los síntomas, el decir, distraer al cerebro.

Las técnicas de relajación tienen como objetivo poner en pausa el mecanismo pensante y llevarnos a la realidad del ahora.

Dentro de la psicología se dan diferentes bases teóricas y éstas, pueden tener unos métodos de aplicar la psicología u otros.

Es cierto que hay terapias psicológicas que han demostrado ser más eficaces para unos problemas concretos.

Por ejemplo, el tratamiento de las adicciones pasa por una importantísima fase de aprender estrategias nuevas y capacidades (terapia cognitivo-conductual) para romper la dinámica de ese consumo que está muy instaurado por factores químicos y emocionales relacionados con la dependencia.

Me he encontrado muy frecuentemente que las personas que buscan un psicólogo no hacen una investigación sobre quién ese esa persona, cómo trabaja, formación académica o años de experiencia.

Te recomiendo que preguntes, que sepas a quien vas a pedir ayuda y cómo es esa persona.

La experiencia, la formación y el estilo terapéutico hace al psicólogo.

Terapia psicológica según a quién vaya dirigida:

El formato de las sesiones de psicología depende de:

  • Desde dónde se hacen: el lugar
  • A quién va dirigida
  • Quién dirige la terapia: terapeuta o terapeutas

Estos son los más habituales:

  • Terapia psicológica individual
  • Terapia psicológica adultos
  • Terapia psicológica infantil y adolescentes
  • Terapia psicológica de pareja
  • Terapia psicológica online
  • Grupos -autoayuda
  • Terapia psicológica a domicilio
  • Coterapia

Aplicaciones de la Terapia psicológica según sintomatología.

Es decir, el origen que haya provocado la crisis psicológica.

Aunque a continuación enumere algunos de los posibles motivos para que una persona decida entrar en tratamiento, con frecuencia, no es necesario que haya ocurrido algo concreto para desembocar en una crisis personal.

  • Terapia psicológica por abusos sexuales
  • Terapia psicológica para ansiedad y depresion
  • Terapia psicológica en el tartamudeo
  • Terapia psicológica emocional
  • Terapia Psicológica Adyuvante (TPA)
  • Terapia psicológica integrada para la esquizofrenia
  • Terapia psicológica violencia de género
  • Terapia psicológica para adelgazar
  • Terapia psicológica con dibujos
  • Terapia psicológica con realidad virtual
  • Adicciones

Conclusiones:

La terapia psicológica va a ayudarte a poner atención en ti mismo y tomar decisiones que mejoren tu vida.

Al poner atención sobre las cosas que nos ocurren en el día a día, se abre un espacio diferente desde el que poder observar cómo son nuestros mecanismo automatizados, lo que obtenemos y/o evitamos con ellos.

En la medida en que se da la capacidad de ponernos la tarea de observar qué pasa a nuestro alrededor, qué ocurre con lo que decimos, cómo lo decimos, cual es la verdadera intención etc., podemos decir que se está abriendo la conciencia a quienes somos. Y en realidad, en el fondo, este es el motivo de consulta más habitual: el conocerse.

El objetivo final de la psicoterapia sería el siguiente:

a) Darnos cuenta de que algo nos pasa y ser conscientes de ello

b) Tomar la decisión de modificarlo

 

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario