Consulta Sanitaria de Psicología en El Prat de LLobregat registrada con el nºE08609434 en el Departament de Salut de la Generalitat

Emetofobia: Miedo a vomitar

Artículo Actualizado el:

FObia vomitar: la Emetofobia

En líneas generales, el vomitar no es precisamente considerado como algo agradable. Sin embargo, para aquellos que padecen emotofobia, esto no solo es desagradable, sino que representa un miedo intenso que incluso puede derivar en una reducción de la calidad de vida.

En este caso, hablamos de un trastorno de ansiedad, ya que, aun cuando vomitar sea molesto y pueda llegar a causar algunos dolores, no deja de ser un acto natural que realiza el organismo bajo ciertas condiciones.

¿Qué es la Emetofobia?

La emetofobia es un trastorno de ansiedad que destaca por la aparición de un miedo agudo y que perdura en el tiempo a vomitar o a presenciar el vómito.

Las personas que sufren de emetofobia suelen evitar situaciones, alimentos o actividades que temen que puedan llevar al vómito, lo que puede limitar significativamente su calidad de vida. 

Esta fobia puede ser debilitante y generar una angustia extrema, que a menudo lleva a una serie de comportamientos de evitación, por lo que las personas que la padecen pueden sentirse avergonzadas y estigmatizadas, lo cual puede hacer que sea difícil buscar ayuda o apoyo.

miedo a vomitar

¿Cuáles son los indicadores del miedo a vomitar?

Pueden variar de una persona a otra, pero habitualmente incluyen ansiedad muy perseverante en situaciones relacionadas con el vómito o náuseas.

Además, las personas con esta patología pueden experimentar una serie de síntomas físicos y emocionales, como palpitaciones, sudoración excesiva, temblores, sensación de asfixia, náuseas y pánico intenso. 

Estos síntomas pueden ocurrir incluso cuando la posibilidad de vomitar es baja o inexistente. La anticipación constante del vómito puede afectar significativamente la vida diaria de alguien con emetofobia, interfiriendo en su trabajo, relaciones y actividades cotidianas.

¿Cuántas personas tienen emetofobia?

La emetofobia es más común de lo que se piensa. Se estima que afecta aproximadamente al 7-8% de la población en todo el mundo. Aunque puede aquejar a personas de diferentes edades, es más común en la infancia y la adolescencia.

Es por esto que la fobia al vómito puede ser debilitante y a menudo se confunde con otros trastornos de ansiedad, lo que lleva a que muchas personas no reciban el tratamiento adecuado.

Por tanto, es importante comprender que esta es una sintomatología que puede ser tratado a nivel psicoterapéutico, y buscar ayuda de un profesional de la salud mental es el primer paso para resolverla.

Causas del miedo a la fobia al vómito

La emetofobia puede desarrollarse debido a una variedad de factores, y en muchos casos, puede ser una combinación de causas. Algunas de las causas posibles incluyen:

  • Experiencias traumáticas como un episodio de vómito o presenciar a alguien vomitar en la infancia.
  • La falta de información precisa sobre el vómito o la exposición a mitos y creencias negativas sobre este.
  • Factores genéticos, puesto que, si un pariente cercano padece la fobia, existe un mayor riesgo de desarrollarla.
  • Trastornos de ansiedad comórbidos como el trastorno de pánico o el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Miedo a vomitar en niños

Tanto adultos como niños pueden experimentar esta fobia específica. En el caso de estos últimos, puede ser un poco complicado lidiar con la situación desde el rol de padre. De todas formas, esto no indica que no sea posible obtener un tratamiento adecuado en niños. De hecho, lo primero es identificar si realmente es posible que el niño padezca de miedo a vomitar.

Señales de que su hijo podría tener emetofobia: 

  • Preguntas frecuentes sobre alimentos como: “¿Esto podría enfermarme?». Preocupación excesiva por las fechas de caducidad de los alimentos.
  • Comer muy poco por miedo a sentirse lleno.
  • Preocupación por las sensaciones corporales (especialmente en la barriga).
  • Solicitudes frecuentes de medicamentos contra las náuseas o antiácidos.
  • Evitar palabras como “vómito”, “vomitar”. Evitar viajes largos en coche o cualquier otra situación que pueda estar asociada con el vómito. 
Miedo a vomitar en niños

En casos graves, un niño puede perder peso e incluso dejar de comer y beber por completo. La emetofobia puede confundirse fácilmente con un trastorno alimentario, pero es un trastorno de ansiedad, no un trastorno alimentario.

¿Cómo saber si mi hijo podría tener emetofobia?

Identificar la emetofobia en los niños puede ser un desafío, ya que es común que los niños experimenten temores y ansiedades durante su desarrollo. Sin embargo, algunos signos que podrían indicar emetofobia en un niño.

  • Evitar alimentos o situaciones específicas por miedo a vomitar.
  • Preocupación excesiva por las fechas de caducidad de los alimentos
  • Comer muy poco por miedo a sentirse lleno.
  • En casos graves, un niño puede perder peso e incluso dejar de comer y beber por completo. 
  • Evitar viajes largos en coche o cualquier otra situación que pueda estar asociada con el vómito.
  • Lavado excesivo de manos. 
  • Preocupación por las sensaciones corporales (especialmente en la barriga)
  • Expresión de ansiedad extrema ante náuseas o vómito.

La emetofobia puede confundirse fácilmente con un trastorno alimentario, pero es un trastorno de ansiedad, no un trastorno alimentario.

¿Qué puedo hacer si mi hijo tiene emetofobia?

Si te preocupa que tu hijo podría tener emetofobia, es fundamental buscar la orientación de un profesional de la salud mental.

Los niños pueden beneficiarse de terapias específicas para la fobia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) adaptada a su edad. Esta puede ayudar al niño a comprender y gestionar su miedo al vómito, mejorando eventualmente su calidad de vida.

La emetofobia en adultos

En adultos, esta fobia puede manifestarse de diversas formas y afectar la vida cotidiana. 

Por ejemplo, algunos adultos con emetofobia pueden evitar situaciones sociales que involucran alimentos, alcohol o situaciones donde el vómito es una posibilidad, como viajes en avión o en barco.

¿Cómo son las personas que tienen emetofobia?

Las personas con este trastorno fóbico pueden ser muy reservadas con respecto a su patología, ya que el vómito es un tema tabú en muchas culturas. Suelen ser extremadamente cautelosas y vigilantes con respecto a lo que comen o beben y pueden llevar consigo medicamentos para evitar náuseas o vómitos

De hecho, la fobia puede generar un alto nivel de estrés y ansiedad, y las personas con emetofobia pueden pasar mucho tiempo preocupadas por su miedo, más del que podría llegar a pensarse, provocando que pueda ser un poco difícil empatizar con ellas en algunos casos.

Relación entre el TOC y la Emetofobia

Esta fobia que con frecuencia aparece con otros trastornos de ansiedad (comorbilidad), siendo el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) uno de los más habituales.

Las obsesiones relacionadas con el vómito y las compulsiones para evitar el vómito son características del TOC en personas con emetofobia. El tratamiento puede requerir un enfoque integrado para abordar tanto la fobia como el TOC.

¿Por qué da tanto miedo la emetofobia?

El miedo a vomitar puede ser desconcertante para quienes no lo padecen, pero para las personas afectadas por el trastorno fóbico, el miedo es abrumador. Esto se debe a la naturaleza impredecible y aversiva del vómito, que puede resultar en una experiencia intensamente desagradable. 

Por otra parte, la falta de control sobre el vómito y la anticipación constante de esta experiencia son los principales factores que generan ansiedad y miedo entre los afectados.

¿Cómo se trata la emetofobia?

El tratamiento de esta fobia puede ser altamente efectivo con la ayuda de un profesional de la salud mental.

Hay que decir que la terapia cognitivo-conductual (TCC) es uno de los enfoques más comunes para tratar la emetofobia y suele dar buenos resultados, ya que puede ayudar a las personas a comprender y abordar sus pensamientos y comportamientos relacionados con el vómito. 

Cabe destacar que también se pueden utilizar técnicas de exposición gradual para desensibilizar a la persona a las situaciones que temen, de manera que el tratamiento puede ser adaptado a las necesidades individuales de cada persona.

Cómo apoyar a alguien con emetofobia

Si conoces a alguien que tiene este diagnóstico, es importante ser comprensivo y considerado así que evita exponer a la persona a situaciones que puedan desencadenar su miedo y ofrece tu apoyo para buscar tratamiento si así lo desean.

Ten siempre presente que la empatía y la comprensión son fundamentales para ayudar a alguien a superar su fobia.

¿Es la emetofobia una enfermedad mental? Fobia específica

La emetofobia se clasifica como una fobia específica en los manuales diagnósticos de salud mental, específicamente en el DSM-IV-TR. Sin embargo, hay que mencionar que no se considera un trastorno mental grave, pese a que puede ser altamente debilitante y afectar la calidad de vida de una persona. 

Como ya es habitual en cualquier otra fobia específica, buscar tratamiento es imprescindible para superarla y vivir una vida plena y sin limitaciones.

Conclusiones

El miedo a vomitar es una fobia específica que puede afectar gravemente a la calidad de vida de quienes la padecen. Por ello, es necesario hacer un esfuerzo para empatizar con aquellas personas que parecen estar afectadas o que ya han sido diagnosticadas.

Asimismo, es altamente recomendable que, cuando exista sospecha de ser emetofóbico, acudir con un profesional de la salud mental para que pueda orientar en torno a cuál es el tratamiento más adecuado para abordar la fobia.

newsletter awen psicologia

SUSCRÍBETE y recibe noticias sobre salud mental y emocional

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Sobre la Autora

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Trabajo en consulta privada desde el 2010 con pacientes adultos y parejas.

Mi formación:

  • Licenciada en Psicología por la Universitat de Barcelona (2010)
  • Postgrado en Terapia Gestalt. Escola Taller de Gestalt, Barcelona (2006-2010)
  • Terapeuta integrativa en el programa SAT impartido por el Dr. Claudio Naranjo -Programa SAT- 2009-2014 (520h)

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario