Chantaje Emocional

Artículo Actualizado el:

Aunque el chantaje puede ser percibido en casi todas las personas en algún grado, existe un nivel de manipulación más alto conocido como chantaje emocional, el cual se diferencia de otras formas de chantaje porque es directamente una forma de violencia psicológica.

Definición de Chantaje Emocional

El chantajista emocional suele encontrarse con más frecuencia en parejas, pero también puede adoptar la forma de un amigo, familiar o incluso de compañero de trabajo. En general, se trata de una persona con la cual se tiene alguna clase de vínculo afectivo que intenta controlar a otros sin darles la más mínima libertad para elegir.

¿Cómo saber si te hacen chantaje emocional?

Las formas en que el chantajista emocional logra sus objetivos son muy variadas, pero las más comunes son la manipulación de las emociones, amenazas e intimidación. Debido a que se trata de una forma de violencia psicológica, la víctima del chantaje emocional puede experimentar sentimientos de culpa o baja autoestima que pueden debilitar su salud mental. 

El chantaje emocional en parejas

El chantaje en la pareja es una de las formas que existen de relaciones tóxicas. Se puede percibir en aquellas parejas donde es común que uno de los miembros manipule con sugerencias que menosprecien a la pareja, imponga cosas, sea agresiva o realice amenazas.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede ser difícil de detectar, ya que el chantajista emocional tiende a camuflar su necesidad de controlar a la pareja a través de sus emociones y de lo que él o ella llama: sus necesidades.

Cabe mencionar que el chantaje emocional en parejas puede ser ejercido tanto por hombres como mujeres. Es común que el manipulador emocional haga sentir a su pareja sensaciones de culpa por sus acciones.

Por ello, a simple vista puede parecer que la verdadera víctima es el chantajista emocional, lo que hace que muchas veces las personas sean incapaces de ver que está sufriendo chantaje emocional provocando que se construya una relación de dependencia afectiva.

Ante esta clase de relaciones tóxicas lo más sensato es abandonarlas, ya que el chantajista emocional nunca se siente satisfecho, por lo que su pareja tiende a experimentar problemas de autoestima y confianza en sí misma debido a la constante manipulación. 

EL chantaje emocional  según Susan Forward

La terapeuta y escritora Susan Forward dice que el chantaje emocional es una estrategia de manipulación directa o indirecta en que una persona cercana nos castiga si no cedemos ante sus demandas. La persona que manipula de esta manera puede estar consciente de lo que hace, pero en algunos casos podría hacerlo de manera inconsciente.

Forward menciona que los chantajistas emocionales conocen muy bien que sus víctimas valoran la relación que se tiene con ellos. También es común que conozcan secretos íntimos y puntos vulnerables, por lo cual se aprovechan de todo este conocimiento para aplicarlo a sus estrategias de manipulación.

Si bien es posible que los chantajistas emocionales se preocupen por sus víctimas, si en algún momento no logran ejercer su control, utilizarán toda la información que poseen de sus víctimas para usarla en su contra, de manera que puedan controlarlas.

¿Cómo detectar el chantaje emocional?

Lo primero que se tiene que saber sobre el chantaje emocional es que no siempre es igual.

En algunos casos es prácticamente inofensivo, mientras que en otros puede causar un daño psicológico grave.

Generalmente, cuánto más tiempo dura el chantaje emocional, mayor es el daño que sufre la víctima.

Por ello, es importante estar atento ante las señales de estar ante un chantajista emocional, de forma que se puedan tomar medidas antes de que el daño sea grave.

Las siguientes señales caracterizan a las personas que realizan chantaje emocional: 

Situación Traumática

Asimismo, haber experimentado en alguna etapa de la vida una situación traumática relacionada con las alturas también puede desencadenar esta fobia. Por ejemplo, si alguien llega a estar cerca de morir al caer de algún sitio muy alto, podría quedar traumatizada con el suceso, lo que daría origen a la fobia. 

Exigencias desmedidas

Los chantajistas emocionales se caracterizan por siempre tener alguna exigencia desmesurada que va en contra de los deseos o necesidades de su víctima. Esta necesidad nunca es satisfecha, independientemente de cuántas veces la persona chantajeada ceda ante las demandas.

Además, el chantajista emocional olvidará todas las veces que la otra persona haya cedido ante sus deseos, por lo que es posible que las exigencias se vuelvan cada vez más grandes con el pasar del tiempo

Realizan amenazas frecuentes

Las amenazas son una de las principales herramientas de manipulación de los chantajistas emocionales. El problema radica en que no siempre son directas, sino que en ocasiones están tan camufladas que no parecen amenazas. Por ejemplo, un manipulador emocional podría decir que por el bien de los dos lo mejor sería terminar la relación, aun cuando en el fondo no desea hacerlo. 

No facilita llegar a acuerdos

Una de las formas más fáciles de identificar a un chantajista emocional es debido a su nula diplomacia. No son la clase de personas que tratan de llegar a un acuerdo con quien piensa diferente, sino que siempre buscan imponer su voluntad, sin pensar en cómo puede afectar a la otra persona.

Cuando tienen problemas para hacerlo, es común que reaccionen de forma agresiva a través de gritos, discusiones y enojo, pero en algunos casos podría ocurrir lo contrario y podrían llorar. Para los manipuladores emocionales cualquier estrategia es viable para cumplir sus cometidos. 

Tergiversan el significado de las palabras

Los chantajistas emocionales suelen malinterpretar las palabras de sus víctimas para su propia conveniencia, de forma que puedan quedar en el papel de víctima para generar un sentimiento de culpa. De esta manera, pueden tergiversar las circunstancias para hacer que sus víctimas se perciban a sí mismas como malas personas por no complacerlos.

No sienten empatía por los problemas de otros

Los manipuladores emocionales no se preocupan por los problemas de las personas a quienes manipulan. Si sus víctimas les mencionan que están padeciendo alguna clase de sufrimiento, lo ignorarán y desviarán la conversación hacia sus problemas personales. Es por esto que la víctima no sólo tiene que lidiar con sus problemas, sino también con los del chantajista. 

Saben atacar los puntos débiles emocionales

Pese a que no se preocupan por el dolor ajeno, los chantajistas emocionales tienen una gran habilidad para detectar las debilidades de las personas a quienes pretenden manipular. Por ejemplo, si notan que tiene inseguridades o un fuerte sentido del deber, lo recordará y utilizará esa información a su favor.  

Son rígidos y prepotentes

Los chantajistas emocionales tienen una gran habilidad para dominar las conversaciones y son muy inflexibles cuando intentan llevarles la contraria o aconsejarlos, ya que su prepotencia hace que sientan que quitarles la razón es insultar su inteligencia. Por tanto, suelen anular todas las opiniones contrarias con el objetivo de que sólo la de ellos sea válida. 

Cambian bruscamente de humor

Los chantajistas emocionales tienen la capacidad de cambiar de humor con suma facilidad. En un momento pueden estar muy felices y en un instante, si notan que no pueden controlar a sus víctimas, pasar a tener sentimientos de enfado que los empuja a gritar o de tristeza que los empuja a llorar. 

Frases relacionadas con el Chantaje emocional

Aunque no existen frases universales que todos los chantajistas emocionales utilicen, la mayoría siguen el mismo patrón de intentar despertar emociones negativas en la persona a la que quieren manipular, pero de una forma sutil para que no parezca que intentan manipular. Por ejemplo, podrían decir “si me quieres, lo harás”, para hacer sentir a su pareja culpable por no quererlos en caso de no dejarse controlar. 

Conclusiones

El chantaje emocional prolongado puede tener consecuencias muy negativas en la vida de una persona, ya que la obliga a vivir con sensaciones de miedo, culpa e inseguridad constante, las cuales no tienen una vía de escape, puesto que son provocadas por una persona que nunca estará satisfecha.

Esto puede tener consecuencias graves en la salud psicológica. Por tanto, es importante conocer las características de los manipuladores emocionales, de forma que se pueda prevenir caer en sus chantajes

Referencias:

  • Forward, S. (2013). Chantaje emocional. Grijalbo.
montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario