Qué es el tiempo fuera y cuándo debe ser implementado en los niños

Artículo Actualizado el:

Existen ciertas formas de castigo tan comunes que es probable que durante tu infancia hayas tenido que pasar por ellas al menos una vez. La técnica del tiempo fuera es una de ellas y se ve ejemplificada en el típico castigo de ser expulsado de clase o quedarse mirando la pared.

Se trata de una técnica de modificación de la conducta que es especialmente popular en las escuelas, pero también es utilizada en muchos hogares en forma de variantes.

Pasos para aplicar el tiempo fuera en niños

El objetivo del tiempo fuera es hacer que la persona castigada reflexione sobre sus acciones, todo con el objetivo de que cambie su comportamiento. Aunque pueda parecer simple, esta técnica es incluso usada a nivel clínico, donde se utiliza el nombre técnico de tiempo fuera o “time out”.

El tiempo fuera ¿Cuál es la forma apropiada de aplicarlo?

Al tratarse de una técnica de modificación de la conducta, el tiempo fuera está destinado a ser utilizado para hacer que una persona elimine o reduzca la frecuencia con que realiza ciertos comportamientos y no como un simple castigo en sí.

En este sentido, esta técnica se encaja dentro de las técnicas basadas en el conductismo, específicamente en el condicionamiento operante. Esto quiere decir que a través de un estímulo negativo busca reforzar una conducta mediante la evasión del estímulo.

La forma correcta de aplicarlo se basa en extraer a la persona a quien se desea modificar la conducta, normalmente un niño, de la situación en que recibe estímulos positivos. Esto se debe hacer con el objetivo de que la persona no vuelva a cometer la conducta que provoca que sea retirada de la situación en que recibe estímulos positivos.

Riesgos y desventajas del tiempo fuera

Esto queda ejemplificado en las situaciones en que se saca a un alumno de clase por realizar un comportamiento indebido. La duración del tiempo fuera dependerá de la edad de la persona. Se recomienda que sea un minuto de duración por cada año de la persona. Si bien es cierto que se utiliza con mayor frecuencia en niños, puede ser utilizada con individuos de cualquier edad.

La clásica estrategia de «castigar en el rincón de pensar» es un ejemplo de esta técnica

La forma en que es más común presenciar el time out en la vida cotidiana es con el castigo del rincón de pensar, en el que muchos profesores situaban a sus alumnos después de realizar un acto de mala conducta.

Ejemplos de tiempo fuera en niños

Algunos ejemplos de time out en niños son los siguientes:

  • Un niño sentado pro su profesora en la silla de pensar después de que golpeó a un compañero.
  • Colocar a un niño mirando al rincón después de hablarle mal a su padre o madre.

Variantes del time out

No existe una única manera de aplicar el tiempo fuera, sino que existen cuatro variantes de la técnica:

1. Tiempo fuera de no exclusión

Bajo esta modalidad se impide que el individuo acceda al lugar donde recibe los estímulos negativos, pero sin expulsarlo. Esto se hace con el objetivo de que pueda seguir viendo a sus semejantes recibiendo el estímulo. Por ejemplo, sentar al niño castigado en una silla aislada sin sacarlo del salón de clase. La ventaja de esta variante es que los cambios son menos drásticos.

2. De exclusión

Es similar a la situación anterior, pero en este caso no se permite que el individuo vea a otros recibiendo el estímulo positivo. El ejemplo anterior, pero forzando al niño a mirar a la pared es una buena muestra de tiempo fuera de exclusión.

3. Autoimpuesto

Este tiempo fuera no es impuesto por una figura de autoridad, sino por la propia persona motivada a evitar un conflicto. Es común que esta técnica sea usada en terapias de pareja.

Pasos para aplicar el tiempo fuera

Una aplicación correcta del tiempo fuera debería seguir la siguiente secuencia de pasos:

❶ Explicar la técnica

Se recomienda empezar por hacer que la persona en que se utilizará la técnica comprenda cómo funciona. Además, se debe aclarar cuál es la conducta que se desea reducir o eliminar, de manera que la persona sea capaz de interiorizar que su conducta no es positiva.

❷ Advertir sobre la conducta negativa

Posteriormente, en el momento en que la persona realiza la conducta negativa, se debe explicar a través de una advertencia cuál es la conducta negativa y cuáles son las malas consecuencias que puede generar continuar con tal conducta (en referencia al tiempo fuera).

Aunque se pueden realizar varias advertencias, para un funcionamiento más óptimo de la técnica se recomienda usar el menor número posible de advertencias.

❸ Expulsión o finalización del estímulo positivo

Si las advertencias no logran hacer que la persona abandone el comportamiento indeseado, procede a aplicarse el tiempo fuera mediante la expulsión de la persona del área donde está recibiendo un estímulo positivo. En este caso es importante que la persona no se siente más cómoda ante la atención recibida por el castigo, pues esto provocaría un reforzamiento de la conducta negativa.

Además, es importante explicar las razones detrás del castigo y el tiempo que durará el tiempo fuera. Cuando dicho tiempo culmine, se pregunta al individuo si sabe por qué razón ha sido castigado y se le permite regresar al área donde recibía el estímulo positivo.

Riesgos y desventajas del tiempo fuera

Aunque la técnica del tiempo fuera puede ser muy efectiva para modificar conductas indeseadas, no se trata de una técnica exenta de desventajas. Es por esto que esta técnica resulta algo controvertida y no es recomendable usarla en todas las situaciones.

En el caso de los padres que usan esta técnica con sus hijos, podrían provocar que el niño sienta que es rechazado y no apreciado cuando se usa el tiempo fuera. Asimismo, el sufrimiento producto de la técnica puede afectar negativamente a la autoestima del individuo afectado.

Debido a todas estas desventajas se recomienda combinar la técnica del tiempo afuera con otras técnicas que permitan trabajar los valores a nivel cognitivo, de manera que la persona logre racionalizar por sí misma las razones por las que su comportamiento puede ser nocivo y qué otras conductas podrían ser más adecuadas.

¿Cuándo no usar la técnica del tiempo fuera?

Se debe evitar utilizar el time out en los casos en que el niño es incapaz de comprender las razones por las que es castigado. Por esta razón es importante que al cesar la expulsión el niño logre explicar qué hizo mal y por qué debe evitar hacerlo. Sucede que, si el niño no entiende las razones detrás del castigo, es probable que vuelva a realizar la conducta indeseada.

En niños con mucha vergüenza es también desaconsejable utilizar este tipo de técnica.

Tampoco debe ser utilizado en los casos en que el niño podría ver al tiempo fuera como una consecuencia positiva. Por ejemplo, situaciones en que el niño es retirado de un ambiente que él mismo considera desagradable.

Por último, tampoco debe ser utilizado cuando el niño realiza el comportamiento indeseado con el objetivo de llamar la atención. Ante estos casos la conducta negativa no se elimina mediante el tiempo fuera, sino que suele bastar con pasar más tiempo con el infante.

Conclusiones:

La técnica del tiempo fuera es sencilla de aplicar y puede resultar muy efectiva para eliminar o reducir una gran cantidad de comportamientos indeseados. Sin embargo, tal y como ocurre con cualquier técnica de modificación de la conducta, no está libre de algunos inconvenientes.

Referencias bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario