¿Por qué no tengo fuerza de voluntad?

Artículo Actualizado el:

Breve guía de buenos hábitos para superar la falta de voluntad

Una de las herramientas más útiles que puede incorporar cualquier persona en su vida es la fuerza de voluntad. Cuando está de parte de alguien, este aumenta significativamente sus posibilidades de cumplir metas que requieran perseverancia como adelgazar, dejar de fumar, ahorrar, estudiar, entre otras.


Por otro lado, la ausencia de fuerza de voluntad tiene un impacto negativo en la calidad de vida, ya que sin ella las personas pueden experimentar grandes dificultades para cumplir con sus propósitos.


Algunos psicólogos, por ejemplo el psicólogo Wilhelm Hofmann, en 2001, en un estudio realizado en la Universidad de Chicago, consideran que una de las principales diferencias entre los individuos radica en su fuerza de voluntad, la cual vendría a ser equivalente a la capacidad de autocontrol..
El impacto de la fuerza de voluntad puede ser significativo en ámbitos tan competitivos como el laboral y el académico.

Esto ha provocado que en la actualidad, tener fuerza de voluntad, sea considerada una habilidad muy valiosa. Si bien es cierto que no todos la hemos desarrollado de la misma forma, es posible entrenarla con buenos hábitos, tal y como si se tratara de un músculo.

¿Qué es la fuerza de voluntad?

Se define como la capacidad que tienen los seres humanos para esforzarse en la consecución de objetivos o en la ejecución de un plan de acción. Esto la convierte en un pilar fundamental de la libertad humana, pues ofrece la completa posibilidad de escoger entre múltiples opciones diferentes.

Causas de la falta de voluntad

Algunas personas no tienen mucha fuerza de voluntad debido a que sus hábitos la debilitan. Sin embargo, en algunos casos la ausencia de falta de voluntad forma parte del diagnóstico clínico de la depresión mayor, caso en que se denomina abulia. Entre sus diferentes causas se encuentran las siguientes:

  • Trastornos neurológicos.
  • Alteraciones en los ganglios basales o el cingulado anterior.
  • Infecciones que afectan al cerebro, por ejemplo, la sífilis.
  • Estrés prolongado.
  • Lesiones en el núcleo talámico o el cuerpo estriado.

Entrena tu voluntad como si fuera un músculo

Como se mencionó en un principio, la fuerza de voluntad funciona de forma similar a un músculo. Cuando se entrena constantemente, se vuelve más fuerte. De igual forma, cuando deja de ponerse a prueba, se debilita.

Cómo tener fuerza de voluntad y mejorar tu fuerza de voluntad y cumplir tus propósitos

Esta habilidad está compuesta de elementos como la tolerancia a la frustración, la autoestima y la motivación, los cuales se pueden regular mediante un adecuado control emocional y una planificación óptima de los objetivos personales. Partiendo de esta idea, la psicología y la neuropsicología plantean las siguientes recomendaciones para mejorar la fuerza de voluntad:

 

1. Ten objetivos realistas y claros

Parte esencial de la motivación consiste en tener la certeza de cuáles son los objetivos que se aspira a lograr. Cuando tiene completamente sentido para sí mismo un objetivo, se tiene todo el combustible necesario para hacer que el objetivo siempre se mantenga deseable.
Para que esto sea posible no sólo hace pensar muy bien en lo que se quiere conseguir, sino también plantearse objetivos realistas y alcanzables, puesto que si el reto está fuera del alcance, no importa cuán claro se tenga, la desmotivación vendrá eventualmente

2. Trabaja empezando por objetivos pequeños

Es ineficaz trabajar en objetivos grandes. La mejor forma de planificar objetivos es a través de pequeños objetivos que a la larga permiten concretar objetivos más grandes. Cada logro parcial alimenta la autoestima y ofrece motivación para seguir adelante, por lo que permiten disfrutar del proceso de perseguir una meta de forma mucho más amena que cuando sólo se piensa en objetivos grandes.
Por ejemplo, si el objetivo es perder veinte kilos de peso, puede ser mucho más motivador plantearse perder 500 gramos de peso a la semana, de forma que cada pequeño avance ofrecería una motivación extra semanal.

3. Mencionar objetivos en público

Cuando se le menciona a un amigo cercano o un familiar los objetivos que se desean lograr, inconscientemente se recibe un impulso para estar más comprometido con la meta. La verbalización del objetivo, sumado a la presión social de tener que rendirle cuentas a alguien más tienen un peso importante en la voluntad para alcanzar una meta.

4. Planificar por escrito

Pasar un tiempo elaborando un plan de acción con los pasos a seguir para alcanzar la meta puede ayudar a trabajar de forma más óptima la fuerza de voluntad. Resulta especialmente provechoso si en la planificación se mencionan las posibles dificultades que pueden presentarse mientras se persigue la meta y se aprovecha esto para planificar las soluciones a posibles problemas por adelantado.
De esta manera, cuando se presenten las dificultades ya existirá un plan para actuar y no será necesario depender exclusivamente de la fuerza de voluntad para seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles.

5. Celebrar los triunfos

El esfuerzo es igual de importante que reconocer cuando ha dado frutos. Para fortalecer la motivación y la autoestima es bueno observar cada vez que se evita con éxito un obstáculo o una tentación que aleja del objetivo. Asimismo, celebrar cada pequeño logro es una buena estrategia para desarrollar la fuerza de voluntad.

Beneficios de tener fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad es una habilidad que aporta muchos beneficios en la vida diaria. Es capaz de reducir la posibilidad de ceder ante impulsos negativos e incluso ayuda a regular de mejor forma las emociones que, en caso de no ser controladas, pueden derivar en ciertos trastornos psicológicos.
Sin embargo, no queda duda de que su principal beneficio consiste en mejorar la productividad al permitir a las personas ser constantes en la persecución de sus metas personales.

Conclusiones

La fuerza de voluntad es la base de la verdadera libertad, pues impide que las emociones controlen a la persona. Es por ello que entrenarla actúa como un gran componente para mejorar la calidad de vida.

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario