Aula multisensorial: entornos donde focalizar sensaciones de nuestros hijos

Artículo Actualizado el:

Un aula multisensorial, también llamado aula Snoezelen, es un espacio con un diseño y un mobiliario específico, que tiene como objetivo permitir a los niños con condiciones especiales interactuar con el entorno a través de la estimulación de alguno o varios de sus sentidos.

De esta forma, los niños pueden desarrollar su intelecto y sus habilidades sociales a través de la exploración del medio que los rodea.

Las aulas sensoriales buscan desarrollar capacidades tales como la integración sensorial y la percepción.

Cabe mencionar que estos espacios no están dirigidos a todos los niños, en especial se recomiendan a aquellos que tienen edades comprendidas entre cuatro meses y cinco años. Asimismo, estos espacios suelen estar diseñados para permitir una estimulación completa de cada uno de los sentidos.

Por otro lado, es común que los terapeutas ocupacionales, en este tipo de sala, centren en trabajar con grupos reducidos de niños, habitualmente lo hacen en sesiones individualizadas. 

¿Cómo crear un aula multisensorial y cuáles son sus beneficios?

Para crear un aula multisensorial es necesario diseñar un espacio en el cual, mediante una estrategia cuidadosamente planificada, los niños puedan trabajar en sus capacidades mediante el estímulo a cada uno de sus sentidos.

El principal beneficio que aporta este tipo de aula radica en que se trata de una forma innovadora de trabajar con los sentidos. Esta estrategia educativa permite mejorar las condiciones de vida de los niños con discapacidad física, mental, intelectual o sensorial. Debido a que la percepción de las sensaciones es una de las capacidades más básicas de los seres humanos, las aulas Snoezelen pueden ser muy eficaces a nivel educativo. 


Contenidos relacionados:


Las aulas multisensoriales en la educación especial

Las aulas multisensoriales forman parte cotidiana de la educación especial, al conseguir que los niños especiales interactúen con el medio que les rodea de una forma que les resulte sencilla.

En la educación especial, un objetivo importante es que el aprendizaje de los niños y niñas con necesidades especiales alcance su máximo potencial, especialmente en el área intelectual, escolar y social. Alineada con este objetivo, el aula multisensorial está diseñada para trabajar estas áreas y exponer a los niños a los estímulos de forma regulada y controlada, con el objetivo de optimizar su desarrollo del conocimiento de una forma relajada y estimulante 

Características de las aulas multisensoriales

La característica básica del aula multisensorial es que es un espacio atractivo para los niños, agradable y confortable, accesible física y cognitivamente y que dispone de elementos que estimulen sus sentidos: colchonetas, pelotas gigantes, juguetes, columpios, hamacas, estructuras para trepar, música, texturas, etc. Todos estos elementos permiten la estimulación de los sentidos de una forma controlada.

Asimismo, es esencial que las aulas multisensoriales sean ambientes seguros y accesibles, donde los alumnos con movilidad reducida no tengan ningún problema para desplazarse con comodidad, incluso cuando tengan condiciones especiales de desplazamiento como el uso de silla de ruedas.

Características básicas de las aulas Snoezelen:

❢ Son áreas tranquilas, ajenas a sonidos molestos.

❢ El mobiliario está cuidadosamente preparado para evitar que los niños estén expuestos a posibles accidentes.

❢ Están dotadas de elementos de seguridad como conexiones eléctricas seguras, paredes y columnas acolchadas, entre otros.

❢ La iluminación es regulable, tenue y no deslumbra: evitamos así influir de forma negativa en la concentración de los niños.

❢ Si el aula especial está dirigida a niños con deficiencias visuales, se recomienda usar colores contrastados que les faciliten el uso de las instalaciones. 

¿Cómo se trabajan los sentidos en espacios multisensoriales o Snozelen?

La forma en que se trabajan los sentidos en los espacios Snoezelen es la siguiente:

Vista

En el caso del sentido de la vista la estrategia de estímulo básica consiste en aprovechar los objetos de colores llamativos, bolas luminosas, columnas de burbujas o fibras luminosas. El uso de luces de diferentes tonalidades es común. Las mejores opciones son las lámparas de lava o con sensores de movimiento.

Oído

Para el trabajo de los estímulos auditivos se utilizan elementos como cajas e instrumentos musicales, cada uno capaz de emitir un sonido diferente.

Tacto

El tacto se trabaja mediante objetos de texturas dispares como globos, esponjas, pelotas de diferentes tamaños y cuerdas.

Olfato

En las aulas Snoezelen se trabaja el olfato mediante difusores de aromas, ambientadores de tela y aceites esenciales.

Gusto

Para estimular el sentido del gusto una estrategia común consiste en vendar a los niños y ofrecerles alimentos de diferentes sabores como frutos secos, especias, frutas, quesos y verduras. Es importante ofrecer alimentos cuyos sabores contrasten entre sí, por ejemplo, pasar de un alimento agrio a uno dulce y después uno salado, de manera que los niños experimenten con el sentido del gusto y aprendan a identificar cada sensación.

Conclusiones

Algunos niñxs presentan condiciones especiales para interactuar con el mundo. Por ello, es necesario elaborar estrategias educativas enfocadas en ellos, de manera que sea posible ofrecerles un aprendizaje eficaz y capaz de permitirles explotar al máximo sus capacidades.

 

Referencias bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario