Parosmia: porque No huelo bien después del Covid

Artículo Actualizado el:

La parosmia es un trastorno que afecta al sentido del olfato y dificulta a quien lo padece identificar correctamente los olores. Esta distorsión del sentido del olfato puede ser temporal o permanente.

Generalmente, la parosmia afecta negativamente, es decir la persona afectada detecta olores desagradables; pero también es posible que no pueda oler una determinada comida o fragancia, pero sí note e incluso identifique a alguien al cruzarse solamente por su olor. 

Síntomas de parosmia

Esta condición puede hacer que la persona que sufre parosmia se sienta ansiosa por su incapacidad para oler las cosas normalmente. También, probablemente evite ciertos olores para ahorrarse sensaciones negativas que le provocan desagrado.

No huelo bien después del Covid

La acción de oler consiste en inhalar las moléculas desprendidas por el objeto o la persona olida. Estas moléculas son interceptadas por las neuronas sensoriales olfativas que se encuentran en el interior de nuestra nariz. Cada olor activa un conjunto específico de neuronas que transmiten la información al cerebro para luego codificar ese olor específico. Aquellos que sufren parosmia pueden detectar olores, pero el olor de ciertas cosas, o a veces todos ellos, es diferente al habitual y, a menudo, desagradable.

La parosmia es común en todos los tipos de pérdida olfativa después de un virus y más de la mitad de las personas que han perdido el sentido del olfato a causa de un virus la padecen en mayor o menor medida.

Este síntoma ha visto acrecentada su presencia durante la pandemia. Uno de los primeros síntomas documentados del Covid-19 fue la pérdida del olfato. Según un estudio reciente hecho en el Karolinska Institutet de Estocolmo aquellas personas que perdieron el olfato en la primera ola de la pandemia, pueden arrastrar problemas olfativos durante varios meses posteriores o incluso para siempre.

Dicho estudio afirma que, tras el Covid, casi la mitad de las personas todavía perciben los olores distorsionados; un tercio tiene dificultades para detectar olores correctamente; y un 4% siguen sin olfato.

Otras causas de la parosmia

Si bien los trastornos del olfato se han popularizado durante la pandemia, en realidad son anteriores a ella. El cáncer, la quimioterapia, los contaminantes, los traumatismos craneales y otros virus pueden alterar el sistema olfativo. Se estima, por ejemplo, que al menos el 12,4% de los estadounidenses viven con algún tipo de disfunción olfativa.
Desde el nacimiento, nuestro cerebro trabaja para identificar la amplia variedad de olores que encontramos. Si sus neuronas, o peor aún, su reserva de futuras neuronas, están dañadas, este proceso se complica.

Síntomas de parosmia

Los síntomas de la parosmia son los siguientes:

  • Detección de olores que no se corresponden con aquello que los emana.
  • Sensación de un olor fétido persistente.
  • Dificultad para notar olores o reconocerlos.
  • Notar especial mal olor en la mayoría de proteínas: carne, pollo, huevos, etc.

Complicaciones de la parosmia en algunos casos concretos

Para los trabajadores que dependen de su sentido del olfato, como perfumistas, sumilleres o cocineros, la parosmia puede ser debilitante, ya que les impide ejercer su trabajo, con la consecuente ansiedad y preocupación. En casos severos, puede desencadenar vómitos o pérdida de apetito, lo que lleva a la pérdida de peso y/o desnutrición. Otros pueden comer en exceso, en un intento de compensar la falta de satisfacción que obtienen de la comida.

Tratamiento de la parosmia

Actualmente no existe una cura para la afección, el paso del tiempo suele normalizar el sentido del olfato. Algunos profesionales recomiendan a las personas afectadas que se conviertan en sus propios detectives, investiguen e identifiquen los factores desencadenantes y los patrones, y experimenten con los alimentos hasta averiguar qué es lo que funciona y lo que no funciona y conseguir que la convivencia con este trastorno olfativo sea más tolerable.

Parosmia: ¿cuánto dura?

La buena noticia es que la gran mayoría de las personas recuperan los sentidos del gusto y el olfato en cuatro semanas aproximadamente tras el contagio. Pero para muchos, el proceso de recuperación lleva más tiempo. Los expertos aún no saben exactamente por qué el COVID-19 provoca parosmia y cuánto dura, pero estudios indican que, en algunas personas, los síntomas pueden permanecer hasta seis meses.

Parosmia: incipiente problema de salud pública

La pérdida del olfato relacionada con el coronavirus es un tema de salud pública que debe ser tenido en cuenta, ya que puede disminuir la calidad de vida, afectar negativamente la dieta, aumentar la ansiedad sobre la higiene personal y desencadenar depresión. Además, la pérdida del olfato puede poner en peligro a las personas afectadas y a sus seres queridos, porque reduce su capacidad para detectar gases nocivos, humo en el aire o alimentos en mal estado.

Diferencias entre hiposmia, anostosomia, fantosmia y parosmia

Las alteraciones del olfato son varias, las más frecuentes son:
– Hiposmia, es la pérdida parcial del olfato.
– Anosmia, cuando el problema es la incapacidad total para percibir los olores.
– Parosmia, como hemos indicado con anterioridad, es una percepción olfativa distorsionada.
– Fantosmia, es una alucinación olfativa, es decir una percepción olfativa inexistente.
A tener en cuenta que, muchas de las personas que presentan alteraciones en el olfato, en ocasiones pueden presentar disgeusia (alteración del sentido gusto), ageusia (pérdida del mismo) o quimioestesia (capacidad para percibir sustancias irritantes o picantes).

CONCLUSIONES

Parece ser que la parosmia es una enfermedad temporal y que las personas que la padecen pueden tener días en los que sus síntomas mejoren o empeoren, pero la trayectoria generalmente tiende a la recuperación. En algunos casos puede llegar a perderse calidad de vida, afectando de forma negativa a la alimentación, con lo que puede derivar al incremento de la ansiedad y la aparición de sintomatología depresiva.

OTROS ARTÍCULOS QUE PODRÍAN INTERESARTE:

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

3 comentarios en «Parosmia: porque No huelo bien después del Covid»

  1. Para las personas que llevan mas de 6 meses con parosmia, y que el recuperamiento fue muy leve durante ese tiempo… en los próximos meses puede seguir recuperándose? O tiene algún límite en tiempo en cuanto a recuperacion?

    Responder
    • Yo la sufro desde abril del 2021 y ya es septiembre del 2022. Ciertamente ya no es agresiva como lo fueron los primeros seis meses pero aún muchísimos olores y sabores siguen distorsionados. Creo qué hay algunos días mejores y otros peores. Nunca se sabe en que estado estás.

    • No hay una respuesta exacta a tu pregunta.
      El Covid ha dejado múltiples síntomas aparentemente inconexos y la parosmia es uno de ellos. Lo que sí está documentado es que los infectados durante la primera ola y segunda ola son los que más tienen afectado el sentido del olfato.
      Te recomiendo leer el estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo, que es quien mejor ha monitorizado a pacientes con este síntoma. Según este Instituto, la mayoría los recuperados en la primera ola todavía padecen alguna disfunción olfativa: anosmia (4%), parosmia (33%) y reducción olfativa (60%).

      Un Saludo.

      Montse

Deja un comentario