Gerascofobia o miedo a envejecer: causas y síntomas

Artículo Actualizado el:

 En la sociedad actual se da una importancia capital a la belleza y la juventud. Es natural que las personas deseen no envejecer, pese a que se trata de algo completamente normal. Sin embargo, hay quienes llevan este deseo de no envejecer a un extremo anormal, dando pie a la gerascofobia.

Es obvio que no es fácil lidiar con la vejez. Implica aceptar que los mejores años de nuestra vida se han ido. Cuando esta realidad se vuelve especialmente compleja de digerir y empieza a suscitar miedos irracionales, el bienestar de la persona se ve comprometida por esta fobia.

Es importante tener claro que las fobias son temores irracionales que influyen negativamente en la calidad de vida de la persona afectada, provocando un estado de ansiedad extrema. En el caso de la gerascofobia, el envejecer es la fuente de este temor irracional.

Las personas que presentan dicho trastorno se sienten horrorizadas al percibir los cambios que provoca en ellos el envejecimiento. Entre estos cambios se encuentran los típicos cambios en la apariencia, el deterioro de la salud, la pérdida de movilidad, depender de otras personas o la posibilidad de ser enviados a una residencia de ancianos.

Etimológicamente, gerascofobia es la unión del griego geron, que se traduce como “hombre viejo” y phobos que se traduce como “miedo”.  

Gerascofobia y gerontofobia

Es habitual confundir la palabra gerascofobia con gerontofobia: ambas son fobias específicas y, por lo tanto, trastornos de ansiedad clasificados en el DSM-5. Pero existen diferencias notables: mientras la primera es el miedo a envejecer, la segunda tiene un significado más extenso. 

La gerontofobia implica, además del miedo a envejecer, un rechazo a todo lo que envuelve la tercera edad. Las personas con gerontofobia consideran la vejez una enfermedad, una etapa que debe ser evitada y llegan a tratar a la gente mayor con una mezcla de miedo y desprecio. La gerontofobia es un miedo patológico que desata discriminación hacia los ancianos.

Síntomas que señalan a padecer gerascofobia

Los síntomas más característicos de las personas con gerascofobia son la costumbre de ocultar la edad, el uso de prendas juveniles que no son propias de personas de su edad y una obsesión con los tratamientos estéticos: cremas antienvejecimiento, tintes capilares, cirugías antiedad, botox, entre otros.

Además, es común que tengan muchos pensamientos negativos relacionados con el envejecimiento y su futuro. También es posible que demuestren inseguridades con respecto a su cuerpo, pese a haberlo considerado atractivo en el pasado.

Por otro lado, también es frecuente la sensación de impotencia ante la incapacidad de detener el envejecimiento, lo que suscita comparaciones con personas más jóvenes y desata la envidia.

Algunos gerascofóbicos tienen un miedo extremo ante el empeoramiento de la salud, a depender de otras personas, a sentirse inútiles, a la soledad y la fragilidad, lo que puede provocar trastornos depresivos o de ansiedad.

¿Cómo saber si tengo gerascofobia o miedo a envejecer?

Además de analizar si se tiene un miedo irracional a envejecer, es necesario obtener un diagnóstico por parte de un profesional. Una persona que no está titulada para el diagnóstico de fobias no es apta para determinar con exactitud si se presenta.

Si padeces esta fobia o estás experimentando algunos de sus síntomas, los siguientes consejos pueden complementar el tratamiento terapéutico, de manera que obtengas mejores resultados

Valorar las cosas positivas

Enfocarse sólo en las cosas negativas únicamente contribuirá a aumentar la ansiedad con respecto al envejecimiento. La realidad es que envejecer también tiene ventajas que muchas veces pasan desapercibidas.

Las cosas positivas que se pueden ver varían de una persona a otra, pero generalmente se valora la madurez, la experiencia y los aprendizajes que aportan los años. Además, el tiempo libre producto de la jubilación puede invertirse en nuevos pasatiempos estimulantes o en el pasar tiempo con la familia.

Mantenerse joven de espíritu

El envejecimiento físico es inevitable, pero el estado de forma mental, que es lo mismo que nuestro espíritu y la manera en que afrontamos las circunstancias, sí se puede manipular. Si te esfuerzas por mantenerte lleno de alegría y vitalidad, serás proclive a disfrutar de todas las etapas de la vida, incluso la vejez.

Cuidar la salud

Tener hábitos propios de una persona con buena salud ayudará a sentirse mejor, lo que reducirá el deterioro del organismo como parte de la vejez. Esto se verá reflejado en mayor vitalidad a nivel físico, un apoyo muy importante durante la edad madura.

Famosos con gerascofobia

Las siguientes son algunas personas famosas que sirven como ejemplo de esta fobia debido a su estilo de vida:

  • Lyn may.
  • Silvia Pinal.
  • Donatella Versace.
  • Thalía.
  • Heather Locklear.
  • Mickey Rourke.
  • Meg Ryan
  • Lucía Méndez.
  • Madonna.
  • Courtney Cox.
  • Alejandra Guzmán.
  • Carmen Campuzano.

Algunas películas que hablan de la gerascofobia

Una buena manera de entender este trastorno fóbico es a través de las películas relacionadas con él:

 

01 Retrato de Dorian Gray (1945)

Este filme narra la historia del joven Dorian Gray, un joven y rico al que le aterra la idea de envejecer y perder su belleza. A través de una fuerza maligna consigue su deseo de ser eternamente joven, pero a través de un retrato se vuelve consciente de cómo su alma se vuelve atroz como consecuencia de su deseo.

02 The Father (2020)

En esta película un hombre mayor decide rechazar ser ayudado por su hija. Posteriormente, ve como las circunstancias de su vida cambian hasta el punto de que duda de sus seres queridos, de la realidad y de sus propios pensamientos.

03 Viaje a Sils de María (2014)

Cuenta la historia de María Enders, quien fue elegida para protagonizar la obra de teatro “La serpiente de Maloja” cuando era una actriz desconocida, bajo el papel de Sigrid, una mujer encantadora y ambiciosa que motiva el suicidio de la mujer madura Helena.

Veinte años después de ese acontecimiento y con una exitosa carrera profesional como actriz, vuelve a recibir la oportunidad de actuar en dicha obra, pero en esta ocasión bajo el papel de Helena.

04 American Beauty (1999)

Cuenta la historia de Lester Burnham, un hombre cuarentón en plena crisis de la edad madura, harto de su mujer y de su trabajo. Lester sale de su letargo tras conocer a la bella amiga de su hija, a la que decide conquistar haciendo lo que sea necesario.

05 Fresas Salvajes (1957)

La película más antigua de esta lista trata sobre el profesor Borg, un médico importante que viaja a la ciudad de Lund para recibir un homenaje en una universidad. Pero antes de partir, tiene un sueño donde ve su propio cadáver, lo que hace que decida viajar a Lund en coche.

Mientras Borg conduce, se frena en la casa donde pasaba las vacaciones en su infancia, un sitio donde rememora a las fresas salvajes que allí crecían y a su primer amor.

¿La gerascofobia se puede tratar?

Al igual que ocurre con otros trastornos de tipo fóbico, la gerascofobia puede ser tratada mediante una terapia enfocada en lograr que la persona se vuelva consciente de que padece un miedo irracional.

Dicha terapia debe ser dirigida por un profesional de la salud. El tratamiento terapéutico puede variar entre la programación neurolingüística (PNL), la desensibilización afectiva y la terapia cognitivo-conductual, siendo estas las estrategias que han demostrado mayor efectividad en el tratamiento de esta fobia.

Conclusiones sobre el miedo a hacerse mayor

Envejecer forma parte natural de la vida, y en cierto modo llegar a la tercera edad es un privilegio. Al tratarse de un suceso inevitable, lo más recomendable para la salud mental es aceptarlo. Para hacer que esto resulte más fácil, lo ideal es fijarse en los beneficios de esta etapa de la vida y valorar la riqueza de conocimientos y experiencias adquiridas durante las etapas pasadas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario