Clinofilia: cuando la tristeza no te deja salir de la cama

Artículo Actualizado el:

La tristeza y el agotamiento motivado a diferentes razones pueden empujar a las personas a perder las fuerzas para levantarse de la cama. Normalmente, se trata de algo ocasional que no tarda en desaparecer. Sin embargo, a veces se mantiene vigente y pasa a denominarse clinofilia.

¿Qué es clinofilia?

Este es el nombre que recibe una manifestación conductual caracterizada por la tendencia extrema a estar tumbado en la cama, sin la menor fuerza o deseo para hacer otra actividad. Esta permanencia, para ser considerada como parte de la actitud propiamente dicha, no debe tener un desencadenante biológico u orgánico, sino psicológico.

El malestar desencadenante más común es el sufrimiento. De hecho, es importante resaltar que no se trata de un trastorno en sí, sino una conducta que suele señalar que existe un trastorno subyacente. Es común que se presente como síntoma de algunos trastornos emocionales.

tristeza no poder salir de la cama

¿Cómo sé si tengo clinomanía o clinofilia?

Si una persona no quiere dejar de estar tumbada en la cama o es perezosa, no se trata de una señal inequívoca de que tiene ciclomanía. En líneas generales, tal conducta es considerada como normal, especialmente si la persona suele realizar actividades agotadoras.

Por tanto, para diagnosticarlo es necesario evaluar si la persona está presentando problemas sociales, laborales o familiares debido a su tendencia a permanecer en la cama. Ante estas situaciones se hace necesario someterse a una evaluación clínica mediante un profesional de la salud mental.

Asimismo, vigilar si se presentan los siguientes síntomas funciona como una señal para identificar un posible caso de clinofilia:

  • El ocio y el tiempo libre está enfocado en estar en la cama, hasta el punto de poder estar todo un día tumbado, levantándose solo para ir al baño.
  • Presencia de cambios de humor repentinos como tristeza o decaimiento ante actividades que impliquen levantarse de la cama. Por el contrario, se experimenta alegría al encontrar razones para estar tumbado todo el día.
  • Aparición de pensamientos obsesivos relacionados con lo relacionado con la cama, por ejemplo, las sábanas, almohadas, cojines, estar en ella.
  • Sensación de que la fuerza de voluntad está anulada al intentar levantarse de la cama.

Experimentación inmediata de placer intenso al tumbarse en la cama.

Trastornos asociados a la clinofilia

El trastorno bipolar en sus fases depresivas, trastorno de estrés postraumático, trastornos de personalidad, estrés psicosocial, la depresión mayor u otros tipos e trastornos depresivos se asocian con su aparición, puesto que todos generan niveles altos de malestar emocional y sufrimiento en el paciente y es muy comun la clinofilia.

Psicopatológias

Algunas psicopatologías como la alogia y la abulia, las cuales se presentan en personas con deterioro cognitivo y pacientes psicóticos, también pueden ser causantes de esta actitud.

Reacción ante algunos diagnósticos

Enfermedades sin cura como el VIH-SIDA, cardiopatías, diabetes o cáncer pueden desencadenar la clinomanía a modo de reacción debido a la experiencia traumática que puede representar la noticia.

Experiencias traumáticas

Las experiencias capaces de generar un sufrimiento muy intenso en el paciente también se relacionan con esta manifestación conductua

Estrategias para afrontar salir de la cama

Las siguientes estrategias pueden ayudar a las personas con clinofilia a hacerle frente:

1. Comprenderse a sí mismo

Ser autocompasivo consigo mismo es una buena forma de empezar a lidiar con esta conducta. No es recomendable hablarse a sí mismo con dureza, sino con amabilidad y comprensión. Además, se recomienda usar la tercera persona para hablarse a sí mismo.

Esta estrategia facilita la generación de oxitocina, una hormona que ayuda a calmarse. Esto prepara el terreno para generar el cambio de actitud necesario para salir de la cama[

2. Escribir en un diario


Esta actividad puede ser bastante relajante, sobre todo si se te centras en escribir tus sucesos divertidos del día. Además, te ayudará a recordar momentos de felicidad, lo cual puede generar estados anímicos sumamente positivos, un apoyo muy importante cuando llegue el momento de intentar levantarse de la cama.

3. Hablar con alguien más


Como última estrategia de se recomienda encontrar a otra persona con la qué hablar. Puede ser un amigo, familiar o un psicólogo. Esto puede ayudar a liberar las tensiones negativas y obtener otros puntos de vista. Además, si se habla de las cosas positivas, se tenderá a mejorar el estado anímico.

Diferencia entre clinofilia y anhedonia

La diferencia radica en que la clinofilia es una patología caracterizada por el deseo excesivo de estar tumbado en la cama sin una justificación orgánica. Etimológicamente, puede traducirse como “amor por permanecer tumbado”:

Por el contrario, la anhedonia se puede traducir según su etimología como “falta de placer”. Por tanto, una persona con anhedonia es incapaz de disfrutar placer en uno o varios aspectos de su vida. Una persona con clinomanía sí podría experimentar placer, aunque debido a su actitud le resultaría difícil encontrar placeres ajenos a estar tumbado en la cama.

Conclusiones sobre la clinofilia

A veces el agotamiento puede hacer que las personas no tengan el más mínimo deseo de levantarse de la cama. Esta es una reacción natural del cuerpo para reponer energías. Asimismo, cuestiones orgánicas como una enfermedad pueden motivar a una persona permanecer tumbada en su cama durante mucho tiempo.

Bajo estas circunstancias el estar tumbado mucho tiempo en cama no representa un problema grave. Sin embargo, cuando las razones para permanecer tumbado se limitan a problemas anímicos que anulan la fuerza de voluntad para hacer otras cosas, esto se convierte en un problema que comienza a implicar otras áreas de la vida como la social, laboral o amorosa. Por tanto, es necesario actuar sobre ella para cambiar dicha actitud.

Referencias bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

1 comentario en «Clinofilia: cuando la tristeza no te deja salir de la cama»

  1. Hola me llamo Rocío y llevo mucho tiempo con esa enfermedad no puedo levantar me sé la cama no tengo fuerza aunque lo intente ya pedí alluda

    Responder

Deja un comentario