Consulta Sanitaria de Psicología en El Prat de LLobregat registrada con el nºE08609434 en el Departament de Salut de la Generalitat

Apego evitativo: ¿Cómo afecta el apego evasivo a la pareja?

La forma en que las personas se relacionan, su modo de actuar, su personalidad e incluso la forma en que administran y expresan sus emociones son factores que influyen mucho cuando se elige una pareja. A su vez, están estrechamente relacionados con el tipo de apego de la persona, por lo que puede ser un problema cuando la pareja tiene apego evitativo.

Esto se debe a que se trata de un tipo de apego que no es óptimo para relacionarse con otras personas, lo que puede originar múltiples problemas en las parejas que en ciertos casos podrían llegar a acabar con una relación.

¿Qué es el apego?

Antes de entender en profundidad qué es el apego evitativo y cómo afecta a las relaciones de pareja, se debe tener claro en qué consiste. Se trata de un vínculo que surge entre un bebé y su cuidador principal, teniendo como función garantizar la supervivencia del infante.

Durante la vida posterior de la persona, el apego desarrollado en este momento afectará la forma en que se relaciona con los demás. Es un vínculo vital, ya que se forja según el tratamiento de necesidades básicas del bebé como alimentarlo y permitirle dormir. Esto entra en concordancia con el hecho de que los bebés humanos son incapaces de sobrevivir por sí mismos.

El apego se compone de muchas emociones y actúa como una garantía de seguridad ante el peligro. El cuidador del bebé es el responsable de ser precisamente el encargado de proteger a este último de todo peligro.

Asimismo, parte de esta seguridad se relaciona también con el servir como un soporte para el niño en la regulación de sus emociones y en su deseo de explorar el mundo mientras lo explora, incluso a distancia, por ejemplo, mientras se divierte en un parque infantil.

De esta manera, otra forma de ver al apego es como un vínculo de seguridad y confianza que se crea entre el infante y su cuidador. Gracias a él, el infante es capaz de desarrollarse mediante el apoyo de su cuidador.

En consecuencia, mediante el apego el niño logra aprender cómo otros se comportan con él y cómo es el mundo que le rodea. Esto afecta al desarrollo de su organismo y su cerebro, influyendo en sus capacidades emocionales y mentales.

Es por ello que, según la naturaleza del encuentro entre el bebé y su cuidador, este expresará comportamientos propios de un determinado tipo de apego. Por tanto, tiene un gran peso la calidad del vínculo en el desarrollo del niño, de acuerdo a cómo interactúe con el bebé bajo su cuidado.

apego evasivo

¿Qué significa tener un apego evitativo o distante?

El apego evitativo es propio de las personas que por alguna razón asumieron durante su infancia que no pueden contar con la seguridad de sus cuidadores, algo que les provoca malestar. El término evitativo hace referencia a que los bebés con este apego suelen tener un comportamiento distante. Por ejemplo, no suelen tener mucho contacto cercano, se interesan sólo en sus juguetes y cuando se separan de su cuidador no lloran.

Generalmente, este comportamiento deriva de que la interacción con sus cuidadores no les ha proporcionado suficiente seguridad, lo que lleva al bebé a desarrollar una independencia y autosuficiencia compulsiva que le empuja a optar preferentemente por el distanciamiento emocional.

Es un error común confundir la falta de preocupación por la separación con una fuerte seguridad. Sin embargo, a nivel fisiológico la separación en el caso de apego evasivo produce signos de estrés más duraderos en comparación con los que presentan los niños con apego seguro.

Internamente, quienes tienen este apego inseguro pueden sentirse poco valorados y poco queridos. Asimismo, evitan expresar sus emociones y podrían tener dificultad para entender las de otras personas, lo que los lleva a evitar intimar con otros.

¿Cómo afecta a las relaciones? Reconocer el apego evasivo en la pareja

Los adultos con apego evitativo mantienen su comportamiento de rechazar la intimidad, por lo que a veces es posible reconocerlo por las dificultades que esta clase de conducta genera en las relaciones. Quienes son pareja de una persona con apego evitativo, a menudo desean un mayor nivel de intimidad en las interacciones de pareja.

apego evitativo a la pareja

Apego evitativo y sexualidad

Es posible que las personas con apego evitativo tengan menos interés en el sexo en comparación con personas de otros tipos de apego, pues esto constituye un mecanismo para evitar la intimidad. Esto contrasta con quienes tienen un apego ansioso, pues en este último caso el sexo se usa como una forma de obtener consuelo o conexión.

Esta falta de interés en el sexo puede dar problemas sexuales y de confianza, acompañados de un menor deseo sexual. Sin embargo, dada la preferencia de los adultos con apego evitativo por la autosuficiencia, podrían también tener una mayor dependencia de la pornografía y la masturbación.

Posibles causas del apego evitativo

Normalmente, la causa detrás del desarrollo de este tipo de apego se encuentra en cuidadores que, durante la infancia, no satisfacían por completo las necesidades afectivas del bebé bajo su cuidado.

Estos padres que no han sido capaces de proporcionar suficiente sostén emocional no necesariamente lo han hecho con malas intenciones, sino que puede deberse a un caso de negligencia. Es decir, aun cuando se hayan encargado de alimentarlo, cuidarlo o bañarlo, el problema en el cuidado se presentaba en los momentos que se hacía necesario mostrar calidez emocional.

¿Cómo querer a una persona con apego evitativo o distante?

Un aspecto clave para poder relacionarse con alguien que tiene este tipo de apego es comprenderlas. Sucede que estas personas no tienen este comportamiento porque no deseen ser más afectivas, sino porque son incapaces de serlo.

En este sentido, conocer más sobre la persona y entender el origen de su apego muchas veces puede servir para verlos con cariño y bondad, pese a sus actitudes. En esencia, esta clase de comprensión es lo que necesitan quienes tienen apego distante.

Ahora bien, el apego no es un vínculo que se mantiene estático durante toda la vida, ya que puede cambiar. Por tanto, la terapia psicológica puede ayudar a las personas con este tipo de apego a mejorar la forma en que se relacionan con otras personas.

Esto no implica que se deba forzar a alguien a que busque cambiar su apego, ya que esto podría ser incómodo y, lejos de ayudar, podría entorpecer la relación. De hecho, podría dar pie a que la persona con apego distante busque escapar de la relación y sus problemas para relacionarse incluso podrían empeorar.

¿Qué efectos tiene este tipo de apego en la vida adulta?

En la vida adulta se suelen presentar los siguientes efectos:

  • Represión emocional.
  • Temor al rechazo.
  • Sentido de independencia muy intenso.
  • Evitar las quejas, dando preferencia a insinuar las molestias o enfadarse.
  • Evitar la cercanía emocional al relacionarse.
  • Afrontar las dificultades en soledad y retraerse ante las mismas.
  • Sentimientos de empalago cada vez que la pareja intenta crear cercanía emocional.

¿Cuál es la finalidad de la terapia con personas con apego evitativo?

La finalidad de una terapia enfocada en esta clase de personas no se centra tanto en la parte práctica como en la emocional. Esto contrasta con la actitud propia de estas personas, quienes suelen tener una tendencia alta a la cognición y el razonamiento, pues la usan como herramienta para tratar con el miedo y la incertidumbre.

Sin embargo, la finalidad de la terapia psicológica de los adultos con apego evitativo es que, pese a esta actitud, de manera paulatina sean capaces de conectar consigo mismos y abrirse emocionalmente. De esta forma pueden volverse capaces de dejar de ver con desagrado el afecto, un inconveniente muchas veces causado por razonar y el análisis en exceso.

Otro objetivo es lograr que entiendan la función de las emociones y cómo pueden usarlas positivamente. Así mejoran la forma en que interpretan las emociones e incluso pueden ser capaces de evitar que aparezcan emociones desagradables como enfado, tristeza o miedo.

De esta manera los adultos con apego inseguro y evitativo se vuelven capaces de reconocer su problema y transformar su situación personal hasta el punto de que dejen de reprimir lo que sienten. Esto se traduce en un incremento de su seguridad en sí mismos y en sus emociones, lo que les permite usarla a su favor al relacionarse y mejorar las decisiones que toman en su vida social.

A través de la psicoterapia se mejora la regulación emocional y se empiezan a reconocer las emociones desde una perspectiva diferente, la cual no ve necesario evitar en todo momento la intimidad, reconociendo en el proceso la vulnerabilidad personal.

Conclusiones sobre el estilo evitativo

El apego evitativo es uno de los diferentes tipos de apego que las personas pueden desarrollar durante su infancia y mantener hasta la vida adulta. Muchas veces actúa como un obstáculo para establecer relaciones amorosas, por lo que suele ser un problema que se trata con terapia

.Con un compromiso sólido de la persona de mejorar la forma en que se relaciona con los demás, de un adecuado trabajo con un psicólogo es posible sustituir esta forma de apego por una más óptima. Asimismo, los resultados pueden ser mejores cuando se cuenta con suficiente apoyo de la pareja.

Referencias bibliográficas

close
newsletter awen psicologia

SUSCRÍBETE y recibe noticias sobre salud mental y emocional

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Sobre la Autora

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Trabajo en consulta privada desde el 2010 con pacientes adultos y parejas.

Mi formación:

  • Licenciada en Psicología por la Universitat de Barcelona (2010)
  • Postgrado en Terapia Gestalt. Escola Taller de Gestalt, Barcelona (2006-2010)
  • Formación en psicoterapia integrativa en el programa del Dr. Claudio Naranjo -Programa SAT- (2010-2014)

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario