Miedo a conducir: una fobia llamada amaxofobia

Artículo Actualizado el:

Conducir un coche forma parte habitual de nuestra vida. Para la mayoría de nosotros puede parecer algo bastante sencillo. Sin embargo, existen algunas personas que presentan miedo a conducir, personas a las que esta actividad tan simple puede empujarlas a experimentar una gran sensación de pánico.

Esta fobia, este miedo a conducir un coche, se llama “amaxofobia”. Con “miedo a conducir” no se hace referencia a un miedo natural a sufrir accidentes de tráfico en circunstancias peligrosas (miedo que sufriría cualquier persona, naturalmente). Sino a un miedo patológico e irracional. Se trata de una fobia situacional específica que se manifiesta tanto antes como durante la conducción. No es sólo de una desconfianza hacia la conducción en sí, sino que también puede estar provocada por el miedo al comportamiento de las otras personas que se encuentra conduciendo cerca.

¿Cómo se llama el miedo a conducir?

La palabra amaxofobia, miedo a conducir,  está compuesta del griego “amaxos” que significa carruaje y “phobos” que significa miedo terrible. Como hemos dicho, se trata del miedo irracional a conducir y se diferencia del miedo racional en que su origen se sitúa en el hecho de que existen factores personales y externos que forman parte del conductor y generan una respuesta emocional que le impide conducir con normalidad.

El miedo es una emoción natural de los seres humanos, ya que les permite enfrentarse y detectar situaciones peligrosas. Se encarga de activar al cuerpo para reaccionar de forma activa ante peligros, reales o imaginarios, que se presentan de forma inminente. Sin embargo, la amaxofobia no forma parte de esos miedos.

Cómo aprender a superar el miedo a conducir.

¿Qué teme una persona con amaxofobia?

Esta fobia se caracteriza por ser un miedo irracional, persistente e intenso que puede presentarse no sólo al conducir, sino incluso al pensar en conducir. Además, a diferencia del miedo racional, se presenta en circunstancias donde no existe un peligro real.

Esto puede representar un gran inconveniente para la persona afectada, ya que no sólo subestima sus habilidades al volante, sino que también sobreestima extremadamente el peligro que representa conducir. En consecuencia, la amaxofobia condiciona a los afectados limitándose e impidiendoles conducir, pues cada vez que lo intentan experimentan un descontrol y pánico exagerados.

¿Qué hacer para perder el miedo a conducir? Superar la amaxofobia.

Debido a que conducir es una habilidad importante en el mundo actual, las personas con amaxofobia necesitan una intervención psicológica y acciones de sensibilización y formación para superar su miedo, de forma que sean capaces de conducir con normalidad.

Existen autoescuelas especializadas en amaxofobia diseñadas para ayudar a las personas con esta fobia a aprender a conducir a la vez que se enfrentan a su miedo. Sin embargo, la terapia para tratar esta fobia se aplica también a personas que ya saben conducir.

Se han desarrollado métodos utilizando simuladores y realidad virtual inmersiva para el tratamiento de fobias de esta clase. La clave para superar el miedo a conducir radica en hacer que el paciente experimente entornos virtuales que lo expongan progresivamente a situaciones de conducción que le generen ansiedad.

Esto tiene como objetivo permitir a la persona con fobia trabajar sus habilidades de autocontrol y relajación en niveles progresivos. Es decir, se le expone a estímulos leves del miedo, pero a medida que comienzan a afectar menos, se expone a estímulos más grandes. El objetivo final es permitir que la persona conduzca realmente con apoyo de monitores especializados.

Por otro lado, el terapeuta debe encargarse de abordar tres aspectos característicos de las fobias: comportamiento, pensamientos y síntomas. La terapia debe también enfocarse en hacer que el paciente logre identificar los pensamientos que lo limitan, para que posteriormente los cuestione y sea capaz de cambiarlos por unos que le resulten más positivos.

Cómo aprender a superar el miedo a conducir.

Asimismo, se suelen enseñar técnicas y actividades de relajación que puedan utilizarse cuando se presente la ansiedad derivada del miedo. Estas técnicas para superar la amaxofobia, permiten al paciente fortalecer su autocontrol ante las emociones negativas, con lo cual también se alivian los síntomas.

Por su parte, el comportamiento se modifica mediante la exposición progresiva a los estímulos que genera el miedo. Por ejemplo, manteniéndose quieto al estar en un coche parado o imaginándose conduciendo, hasta que eventualmente la persona sea capaz de conducir.

amaxofobia-miedo-conducir-autopistas

¿Cuáles son los síntomas de la fobia a la conducción?

Los síntomas del miedo a conducir se pueden clasificar en tres grupos diferentes: cognitivos, observables y fisiológicos.

✺ Cognitivos

Son los relacionados con la mentalidad de la persona. Entre estos se encuentran la anticipación al posible peligro, problemas para concentrarse o tomar decisiones, preocupación, aprensión, temor, pensamientos negativos e inseguridad.

✺ Observables

Se relacionan con el comportamiento y son visualmente evidentes. Estos suelen ser evitar conducir, movimientos desorganizados y torpes y nerviosismo.

✺ Fisiológicos

Consisten en síntomas relacionados con el organismo de la persona. Estos pueden ser tensión muscular, temblores, sudoración, mareos, fatiga excesiva, sensación de opresión en el pecho, problemas estomacales, dificultad para respirar, pulso acelerado y sofocos.

¿Cómo superar el miedo a conducir? Ejercicios para superar la amaxofobia

Existen diversas metodologías, disciplinas y técnicas que pueden ser efectivas para ayudar a las personas a superar la amaxofobia:

  • La práctica del mindfulness como filosofía de vida, ya que permite anular múltiples tipos de miedo al concentrarse en el presente.
  • El desarrollo de la inteligencia emocional puede ayudar a controlar la ansiedad generada por el miedo a conducir.
  • Las técnicas de programación neurolingüística (PNL) utilizan la experiencia subjetiva para generar cambios, entre los cuales se puede encontrar la eliminación de fobias.
  • La terapia cognitivo-conductual dirigida por un especialista.
  • Realización de cursos de amaxofobia.
  • Terapia de realidad virtual.
  • Terapia EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares), la cual resulta especialmente eficaz para tratar experiencias traumáticas capaces de generar fobias.
  • Uso de biodescodificación para encontrar el origen metafísico de la fobia y solucionar el conflicto emocional.
  • Terapia de hipnosis.
  • EFT o Tapping, una técnica de liberación emocional que se enfoca en permitir al paciente crear nuevos patrones de respuesta ante las emociones negativas. En este caso, nuevas respuestas emocionales al exponerse a la conducción.
  • Entrenamiento autógeno de Schultz.
  • Utilización de la relajación muscular de Jacobson para calmar los síntomas fisiológicos.
  • Técnicas de visualización.

Debido a que existen tantas técnicas y métodos diferentes que pueden ayudar a superar la amaxofobia, es recomendable que el paciente busque información sobre cada técnica y seleccione la que más se adapte a sus gustos personales para recibir tratamiento.

Cabe mencionar que la tecnología podría representar en el futuro un gran aliado para las personas con miedo a conducir, ya que la evolución de los coches hasta la creación de coches autónomos completamente funcionales puede hacer que las personas dejen de necesitar aprender a conducir para utilizar un coche.

Conclusiones

Aunque conducir siempre implica ciertos riesgos, estos son muy reducidos y, cuando se siguen las normativas de seguridad vial, el riesgo de verse afectado por un accidente de tránsito se vuelve improbable. Por tanto, en la mayoría de los casos conducir no representa un peligro real y no hay razones para que no forme parte de nuestra vida diaria.

El miedo a conducir un coche es una fobia muy limitante, por ello es recomendable superar la amaxofobia, de forma que no impida a las personas afectadas la posibilidad de utilizar los medios de transporte privados. Con ello no sólo pueden mejorar su calidad de vida, sino que también les permite vivir libres de ataduras psicológicas.

Referencias bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario