La hiperpaternidad: peligros de la sobreprotección y la exigencia.

Artículo Actualizado el:

 

Características de la hiperpaternidad: padres helicópteros

Los padres y madres que caen en la hiperpaternidad se dividen en dos grupos. Se encuentran los que allanan el camino a sus hijos para evitar que éstos se enfrenten a la más mínima dificultad y los que les prestan excesiva atención a sus hijos para anticiparse a sus problemas y decirles cómo hacerles frente.

Sin embargo, a nivel general la hiperpaternidad presenta las siguientes características:

Atención excesiva hacia los hijos

Los padres que practican la hiperpaternidad creen que deben someterse al dominio de sus hijos hasta el punto de convertirlos en los amos del hogar. Por ello, en vez de guiarlos para que resuelvan sus problemas por sí mismos, se encargan ellos de resolverlos.

Sobreprotección

Otra característica es que consideran que los niños son intocables, por lo que deben actuar en todo momento como sus guardianes. La creencia errónea de que está mal que los hijos se expongan al más mínimo problema los empuja a que escondan y disimulen sus miedos.

Niños ocupados continuamente

También es frecuente apuntar a los hijos a una gran cantidad de actividades extraescolares, pues se cree que si los niños dedican parte de su tiempo a jugar, estarán desperdiciando ese tiempo, ya que no les servirá para prepararse para su futuro. Los padres y madres que caen en la hiperpaternidad, frecuentemente imponen al niño objetivos y metas que lo obligan a ser competitivo.

El apretado horario para encajar tantas actividades, sumado a la alta demanda de atención que se les exige, provoca que estos niños y niñas experimenten ansiedad.  

¿Cuáles son las consecuencias de la hiperpaternidad?

La hiperpaternidad provoca un detrimento no sólo en la felicidad del niño, sino también en su desarrollo. Esto hace que crezca rodeado de una gran cantidad de frustraciones, miedos e inseguridades. Como consecuencia, los niños sometidos a la hiperpaternidad no cuentan con las herramientas para enfrentarse por sí solos a las dificultades del mundo exterior.

De forma más específica, se pueden mencionar las siguientes consecuencias:

Hiperniños

Los hiperniños son el resultado de la hiperpaternidad. Son niños a los que se les da todo hecho y resuelto, lo que provoca que no tengan la oportunidad del autodescubrimiento y del desarrollo personal. Están más pendientes de las necesidades ajenas que de las suyas.

Retraso en ganar autonomía

Los hijos se acostumbran a que sus padres resuelvan todos sus problemas por ellos; incluso que sean ellos quienes se encarguen de tomar todas las decisiones. Esto hace más difícil para estos niños la toma de decisiones por sí mismos, por lo que pueden tardar más de lo normal en desarrollar su propia autonomía.

Aumento de los miedos e inseguridades

Al evitar los problemas, los niños no logran desarrollar la fortaleza necesaria para enfrentarlos por sí mismos cuando aparezcan. Al acostumbrarse a esconderlos o evitarlos, se vuelven presa fácil de un gran número de inseguridades y miedos.

Baja tolerancia a la frustración

Los hiperniños están acostumbrados por sus padres a la idea de que nunca deben sentir frustración. Por tanto, no logran desarrollar una sana capacidad para tolerarla y son incapaces de lidiar con ella cuando se presenta.

Hiperactividad familiar: estrés

Los niños no son los únicos afectados por la hiperpaternidad, pues este método de crianza perjudica a todo el núcleo familiar en su conjunto: al intentar conseguir un nivel de perfeccionismo inverosímil, se desencadenan eventualmente episodios de estrés en todos los involucrados. 

Características de los padres helicóptero y los padres apisonadora

Tal y como se mencionó anteriormente, los progenitores que caen en la hiperpaternidad se dividen en dos grupos, denominados padres helicóptero y padres apisonadora.

Los padres helicóptero son aquellos caracterizados por la tendencia a orbitar en todo momento alrededor de sus hijos, como si fuesen helicópteros persiguiéndolos para anticiparse a cada uno de sus problemas.

Por su parte, como si se tratara de máquinas aplanadoras, los padres apisonadora allanan con frecuencia el camino de sus hijos para evitar que la más mínima dificultad se entrometa en sus caminos. 

Conclusiones hiperpaternidad

Aunque es correcto preocuparse por el bienestar de los hijos y protegerlos, cuando esto se hace en exceso resulta contraproducente. Es necesario permitirles que exploren por su propia cuenta el mundo, de manera que identifiquen por sí mismos sus fortalezas y debilidades, lo que les permitirá desarrollar la madurez necesaria para superar los miedos e inseguridades a los que, tarde o temprano, tendrán que enfrentarse.

Referencias Bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario