Agotamiento Mental y Emocional por la crianza en Padres y Madres

Artículo Actualizado el:

Probablemente tendrás cansancio emocional parental cuando te escuches decir frases como: “estoy agotado/a”, “imposible trabajar con los niños en casa”, “necesito un respiro o me voy a desmoronar”.

Los padres y las madres suman a su cansancio la frustración por no poder atender del todo a sus hijos. Bien sea porque han de cumplir con su horario de teletrabajo o por que la situación se ha alargado tanto que ya no soportan más tener a los niños y niñas en casa, se les acaba la energía y los recursos para tenerlos entretenidos.

Es complicado cumplir con el deber parental y el deber laboral a la vez.

¿Qué es el Burnout Parental o Agotamiento de los padres?

El burnout parental, también llamado agotamiento mental y físico parental, es un síndrome que afecta a padres y madres expuestos a altos niveles de estrés.

Este término se empezó a usar en la década de los 80 para referirse a los síndromes que tenían aquellos progenitores que tenían hijos con enfermedades crónicas o graves. Actualmente, el significado de burnout parental se ha visto reformulado. El motivo: la situación causada por el Covid-19.

Hace un año que vivimos en estado de pandemia, esto provoca que el cansancio y el decaimiento sea cada vez más habitual en las consultas de psicología.

burnout papas

¿Qué produce el agotamiento parental?

Tras la irrupción del Covid en nuestras vidas, las primeras semanas del confinamiento fueron bien recibidas por muchas familias.

A pesar del estado de alarma y de la gravedad de la situación, el hecho de estar en casa con nuestros hijos, en un estado de recogimiento y con poco trabajo, no estuvo del todo mal. Las redes se llenaron de memes y humor, lo que indicaba un buen ánimo general.

Al ir pasando las semanas, los meses y un año después, el ánimo no es el mismo. Los niños han vuelto a clase con unas normas rígidas y con una mascarilla que no se pueden quitar ni en el patio.

Los adultos hemos vuelto al trabajo, en forma presencial o en formato teletrabajo (un tema sobre el que se puede escribir otro post entero). Se nos exige que rindamos lo mismo o más, tarea harto imposible si tenemos a los niños confinados en casa semana sí semana no porque ha aparecido un positivo en clase.

En muchas comunidades, la aplicación del confinamiento municipal o comarcal nos impide ir a visitar a padres, hermanos o abuelos. A los amigos hace casi un año que sólo los vemos a través de videollamadas. Salir el fin de semana a respirar, a la playa o al campo es difícil o, en algunos lugares, está prohibido.

La suma de todo esto hace que muchos padres y madres se sienten en ocasiones al borde del colapso mental, sufriendo “burnout parental”: están quemados por la situación.

Síntomas del  “Síndrome del agotamiento Parental”

El paciente que viene a consulta afectado por síndrome de agotamiento parental, presenta un cuadro con síntomas tales como:

  • Agotamiento
  • Tristeza
  • Ansiedad
  • Irritabilidad que puede derivar en episodios de violencia
  • Trastornos del sueño
  • Conflictos con la pareja
  • Pequeñas negligencias en el cuidado de sus hijos
  • Sentimiento de culpa o vergüenza
  • Niveles altos de cortisol

Según un reciente estudio de la Universidad de Louvain (Bélgica), hay 4 claves que definen el síndrome del agotamiento mental y emocional de padres y madres:

➤ Agotamiento ligado a la paternidad.

Los padres y las madres están exhaustos tanto física como emocionalmente. Se le hace cuesta arriba lidiar con la responsabilidad para con sus hijos.

Distancia emocional con sus hijo/as.

Los progenitores cubren las necesidades básicas de sus hijos, hacen lo necesario en modo piloto automático. Pero no van más allá, no tienen fuerzas para dedicar horas extras a sus hijos. Esto deriva en un sentimiento de culpa por no tener ganas de estar con los propios hijos.

➤ Pérdida del placer por la crianza.

Lo que antes podía ser una tarde de sábado jugando con los hijos, ahora se convierte en una tortura para los padres. Ya no disfrutan de los ratos con sus hijos.

➤ Los niños notan el contraste entre el antes y el después.

El alto nivel de agotamiento de los padres tiene consecuencias directas en sus hijos, que notan su cambio de comportamiento.

agobio padres crianza

Las madres: las más afectadas por el agotamiento de la crianza

Los síntomas típicos de los cuadros depresivos o ansiosos están presenten en las mujeres dos veces más que en los hombres. La sobrecarga que llevan las madres es, generalmente, mayor que la que llevan los padres.

A esto hay que sumarle que el nivel de agotamiento que las mujeres sostienen antes de empezar a mostrar síntomas o a ser conscientes de ello, es más alto.

La OMS ya está usando el término “fatiga pandémica” para referirse a los síntomas que presenta la población ante esta situación de pandemia, que se presenta tan larga y tan incierta.

Así pues, es fácil resolver que si los adultos ya estamos hartos y quemados y a veces no tenemos ganas de cuidarnos a nosotros mismos, difícilmente podremos poner energía en nuestros hijos. Por ejemplo, algo que pretendía ser novedoso y divertido como las clases online, resultó ser una fuente de estrés para muchos padres y madres.

Los niños: las víctimas del agotamiento parental

Los niños son esponjas, su capacidad de observación es enorme y muchas veces detectan el estrés o mal humor de sus padres.

Una madre que esté agotada y tenga que lidiar con el teletrabajo más el niño en casa y sufra estrés sostenido en el tiempo, puede caer en conductas violentas, porque ya no puede más. Esto provoca que el niño se sienta culpable de la crisis de su madre, pensando que algo hizo mal.

En este punto hay dos vías: que el niño implosione, se venga abajo, piense que no es un buen hijo y cree algún tipo de comportamiento disruptivo. O que el niño haga pataleta, siguiendo el comportamiento violento de la madre.

En ambos casos se cae en un círculo vicioso, porque la madre tiene que lidiar, ahora, con la conducta del niño, sumando esto a su agotamiento y llegando a veces al colapso.

sindrome desgaste parental

Remedios para mitigar Agotamiento Mental y Emocional Parental

Criar a un hijo nunca ha sido fácil, pero en tiempos de pandemia la cosa se complica. Por eso es fundamental detectar rápido si un padre o madre presenta síntomas de fatiga parental para atajar rápido el problema. La pareja es clave en este punto, hay que hacer equipo.

  1. Turnarse para que cada miembro de la pareja encuentre espacios o momentos para desconectar y hacer una actividad que le guste.
  2. Compartir el problema con otros padres y madres: darnos cuenta que no estamos solos y no somos los peores padres del mundo
  3. Buscar actividades que podamos hacer con nuestros hijos: por ejemplo, hacer ejercicios en casa juntos. Para los adultos una forma de mantener esa rutina deportiva que tanta pereza nos da, y para los niños es un momento divertido en el que hacen algo con sus padres.
  4. Negociar con los hijos: negociar, organizarse y crear rutinas que involucren a los niños.
  5. Recompensar a los hijos por su buena conducta: aunque parezca que portarse bien es su obligación, sabemos que muchas veces no lo hacen. En esta época de pandemia, en la que todos y todas soportamos situaciones nuevas y estresantes, hay que valorar más que nunca los méritos: acabar los deberes, colaborar con las tareas de casa, etc.
  6. Razonar con ellos: es importante no caer en el círculo vicioso que mencionábamos antes. Hablar con nuestros hijos sobre lo que nos pasa, desde una perspectiva honesta y tranquila sin caer en el drama, les hará ver por lo que estamos pasando y que ellos son una pieza clave en nuestro estado.

Abordar el Agotamiento de los padres con terapia psicológica

Ser conscientes de que se necesita ayuda de un profesional para abordar una situación que sobrepasa, es un primer y muy importante paso. En especial en esta situación de pandemia y tras un año siguiendo normas estrictas y sin poder ver a nuestros amigos y familiares.

En este contexto, no debería dar vergüenza sentirse colapsado por las obligaciones familiares y buscar la ayuda de un profesional es una de las mejores formas de abordar el cansancio de lospadres.

Los padres deben prestar atención a su salud mental y emocional, tener las herramientas para reducir el estrés o la desazón. Y estar fuertes y centrados para abordar la crianza de sus hijos para cuidarlos como se merecen.

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario