Un argumento ‘ad hominem’

Artículo Actualizado el:

¿Qué es una falacia?

Antes de abordar el concepto de falacia de ataque a la persona, se debe tener claro el concepto de falacia en sí. Al respecto hay que decir que consiste en un fallo o error de razonamiento con apariencia de argumento creíble, pero realmente falso en su totalidad.

Muchas veces se presentan por las personas de manera involuntaria. Sin embargo, algunas personas las utilizan como herramienta para disuadir a otros o para manipular.

¿Qué significa la falacia Ad Hominem?

En el mundo de la retórica y el debate es bastante común encontrarse con alegatos que parecen argumentos a simple vista, pero en realidad se trata de simples falacias. La falacia Ad Hominem es una de las más conocidas y comúnmente utilizadas.

¿Qué es un argumento ad hominem?

Se define como falacia Ad Hominem o Falacia de Ataque personal a un tipo de falacia en que se ataca a la persona que emite un argumento, de manera que se desacredita lo que a dicho por su persona para evitar que sea tenido en consideración.

Estructura de la falacia de ataque personal

La forma más eficaz de identificar el argumento de falacia de ataque personal es a través de su estructura. Esta es la siguiente:

  • José mantiene la postura A.
  • Una propiedad, cualidad o característica de José se puede cuestionar.
  • Como resultado, se cuestiona la postura A.

Un punto importante que se debe aclarar es que no existen límites para la aplicación de este mecanismo en el campo de la razón o del saber. En los casos más graves, podría llegarse a descartar una afirmación completamente libre de cuestionamientos solo porque la hizo una persona con quien no se simpatiza.

En otras palabras, independientemente de cuál sea la postura de José, si la predisposición que se tiene sobre él es sólidamente negativa, las respuestas que recibirá ante esta siempre serán negativas.

Tipos de Ad Hominem que hay

Se distinguen tres tipos de ataque personal:

1. Ataque personal directo

Se caracteriza por ser descalificatorio e insultante. Ejemplo: “Eres estúpido, así que no puedes tener una opinión válida”.

2. Ataque personal circunstancial o indirecto

En este caso no se ataca al oponente directamente, sino a circunstancias que lo rodean, como sus intereses, relaciones o cualquier cosa que pueda asociarse a su forma de pensar. Ejemplo: “Dices todo esto porque quieres hundir al presidente”:

3. Tu Quoque

Consiste en una acusación al contrario de hacer lo mismo contra lo que argumenta. Ejemplo: “¿Cómo puede hablar de corrupción si usted es un corrupto?”

Falacia ad hominem ejemplos

Los siguientes ejemplos ayudan a identificar con mayor facilidad las falacias Ad Hominem:

  • “Nietzche está equivocado porque se volvió loco”.
  • “Los ecologistas están equivocados porque exageran mucho”.
  • “A ti te parece muy bien porque no te afecta”.
  • “Dices que el alcohol es malo, pero eres alcohólico”

Argumento ad logicam como consecuencia del argumento ad hominem

Lo antes expuesto muchas veces lleva a otro tipo de falacia conocida como ad logicam o argumento desde la falacia. Este se refiere que cuando se reconoce que un argumento ad hominem representa una falacia, las personas pueden ser conducidas a otra falacia más.

Por ejemplo, tomando la estructura anterior, no se puede decir que, si Juan se ha librado de caer en un ad homine, implica que su afirmación es necesariamente válida, pues esto constituiría una falacia ad logicam.

Por tanto, dicha falacia aparece cuando se piensa que un razonamiento contrario a la lógica es por consiguiente falso. La estructura es la siguiente:

  • Existen muchos animales con cuatro patas.
  • Por ello, José afirma que “Si los perros tienen cuatro patas, Brandy tiene cuatro patas, lo que lo convierte en un perro”:

Esta afirmación ad logicam se puede refutar argumentando que “Hay muchos animales de cuatro patas, mas no la totalidad, por lo que tal rasgo no basta para afirmar que Brandy sea un perro”:

En consecuencia, no se puede desacreditar por la reputación de José, ya que se caería en un ad hominem, pero tampoco se puede desacreditar porque un ad hominem es una falacia sería caer en un ad logicam.

¿Cómo responder a una falacia Ad Hominem?

La primera recomendación al escuchar una falacia Ad Hominem es evitar responder con otra falacia igual, una respuesta reflejo muy común. Lo ideal es apelar al razonamiento para defenderse del ataque. Las siguientes respuestas son ejemplos de cómo podría lograrse esto:

  • “Si ya terminaste de insultar, me gustaría escuchar tus argumentos”.
  • “Olvídate de mis palabras. Imagina que alguien más las dijo, ¿bajo qué razones las rechazarías?”

CONCLUSIONES

La utilización de falacias en discusiones o debates es muy común, sobre todo las de ataque personal. Aprender a identificarlas y a responder ante ellas permite mejorar notablemente la dialéctica y obtener mejores resultados al defender una postura o idea.

Referencias bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

2 comentarios en «Un argumento ‘ad hominem’»

  1. Aunque tengo unos cuantos años de vida. Es la primera vez que leí esta frase; e hizo que tuviese el interés de buscar su definición. Logre alimentar el conocimiento y ahora entiendo mejor los ataque verbal en cualquier situación. Sigue con lo que te gusta..

    Responder

Deja un comentario