EL ESTRÉS: UNA DE LAS CAUSAS DEL BROTE PSICÓTICO

Artículo Actualizado el:

El término brote psicótico hace referencia a los episodios psicóticos agudos, especialmente en el caso de aquellos suscitados como consecuencia del primer evento psicótico al que se enfrenta un individuo.

El ataque psicótico consiste en estados mentales en que la persona pierde en algún grado el contacto con la realidad, lo que la lleva a tener problemas para diferenciar lo real de lo irreal.

¿Qué es un brote psicótico?

Siendo más específicos, los episodios de brote psicótico son situaciones de psicosis aguda, caracterizados por síntomas como alucinaciones, delirios y alteraciones del lenguaje, los cuales se dan en un contexto en que el afectado pierde el contacto con la realidad.

Ante la incapacidad de distinguir aquello que es real de lo que no, una persona puede percibir sonidos o voces como si provinieran de una fuente externa, pero en realidad son producto de la mente de la persona

Es frecuente que los brotes de psicosis surjan en pacientes de demencia o esquizofrenia, pero también pueden ser consecuencia del abuso de algunas sustancias psicoactivas como el cannabis o incluso del estrés.

La pérdida de contacto con la realidad que los caracteriza puede provocar muchos problemas con el pasar del tiempo. Además, si bien es cierto que en muchos casos los brotes son repentinos, es posible que se presente reiteradamente durante varias semanas o meses

Estrés: una de las causas de los brotes psicóticos

El estrés es uno de los desencadenantes más comunes de esta afección. Se diagnostica que la causa es estrés cuando es muy evidente que una situación puntual o prolongada de estrés intenso ha sido la causa de la alteración. Clínicamente, se denomina “psicosis reactiva breve”.

Generalmente, el estrés intenso capaz de desencadenar esta patología se relaciona con circunstancias como catástrofes naturales, violaciones, muerte de seres queridos o eventos traumáticos que ocurren durante tiempo prolongado.

Asimismo, también es posible que se presenten brotes psicóticos postparto, aunque no son tan comunes. Además, este último caso suele ser diferente a la psicosis reactiva breve.

Cabe mencionar que para que aparezca un brote psicótico por estrés suele ser necesario que el individuo presente algún grado de predisposición genética. De hecho, se considera que el estrés actúa más como un factor precipitante o agravante que como una causa directa en la mayoría de casos diagnosticados.

¿Qué es la ansiedad psicótica?

Ansiedad psicótica es un término acuñado por el psiquiatra alemán Carl Wernicke, quien lo utilizaba para denominar una patología diferente a la melancolía afectiva, pero también diferente a algunos tipos de psicosis. Se caracterizaba por alucinaciones y delirios acompañados por agitación psicomotriz

Brote psicótico por estrés: Señales de alarma o de recaída

Los síntomas inespecíficos como cambios en el comportamiento o en el humor, suelen presentarse antes de que se desencadene un brote psicótico. Se caracterizan por variar de una persona a otra, pero en el 80% de los casos permiten identificar si se van a presentar aproximadamente entre dos y seis semanas antes de que ocurra el brote.

Sin embargo, es importante aclarar que no en todos los casos terminan en una recaída, pues es posible que las señales de alarma sean falsas o la forma en que se actúe permita prevenir el episodio psicótico. En general, las señales de alarma ante las que es necesario estar atento son:

  • Estado anímico depresivo.
  • Aislamiento social.
  • Suspicacia.
  • Ansiedad.
  • Problemas motivacionales.
  • Dificultad de atención o concentración.
  • Irritabilidad.
  • Trastornos de sueño.
  • Decadencia en el desempeño de obligaciones o actividades.

Síntomas de estos episodios de brote psicótico por estrés

Durante las fases iniciales, estas alteraciones están caracterizadas por algunos signos y síntomas variables que deben manejarse adecuadamente para prevenir que se agraven y provoquen grandes problemas en el entorno social del individuo afectado.

Entre los síntomas más típicos se encuentra el aislamiento social, el cual actúa muchas veces como el primer indicio de que se está desarrollando un episodio psicótico. En consecuencia, previo al desarrollo del brote la persona puede recluirse de todo su entorno de manera voluntaria.

Por otro lado, es frecuente que se presenten dificultades para dormir o para interpretar mensajes orales y textos escritos. Asimismo, el síntoma más característico son las ideas delirantes y las experiencias alucinatorias. Es frecuente que quienes padecen un brote psicótico presencien sombras o luces o perciban voces, melodías, olores, sabores y zumbidos sin un origen real.

Por otra parte, hay que mencionar que las personas pueden descuidar su autocuidado e higiene antes del desarrollo de un brote. De igual forma, pueden presentar expresiones faciales inusuales o emitir sonidos extraños en el momento en que se manifiesta.

Además, en algunos casos la psicosis es lo bastante peligrosa como para que las personas afectadas se hagan daño a sí mismos o a quienes les rodean, algo que dependerá de lo que se perciba a través de las alucinaciones y delirios.

Causas de los brotes psicóticos

Son muchas las cosas que pueden causar un brote psicótico. Por ello, es de suma importancia tener en consideración que los mecanismos que los generan pueden diferir notablemente unos de otros. Esto mismo ocurre cuando se pronostican los signos y síntomas específicos.

Además del estrés, uno de los factores precipitantes más habituales de los episodios psicóticos cortos son el consumo de sustancias psicoactivas por un tiempo prolongado. Las personas que presentan adicción al alcohol, cocaína, cannabis u alucinógenos, entre otras drogas similares, son pacientes frecuentes de estos brotes, aunque en ocasiones se presentan en personas que solo han realizado un consumo puntual.

Cabe mencionar que entre las causas también se encuentran algunas enfermedades y los acontecimientos traumáticos. En el caso de las enfermedades, los trastornos degenerativos como la demencia son los causantes más comunes, ya que alteran el funcionamiento normal del cerebro, lo que se ve reflejado en anormalidades en el pensamiento.

En algunas personas que son sometidas a estas causas podría nunca presentarse un brote si no existe ningún grado de predisposición genética. Por ello, se considera que las personas con antecedentes familiares de psicosis tienen mayor riesgo de padecer un episodio.

Por último, hay que mencionar que otro factor de riesgo se encuentra en los patrones de personalidad. Las personas con rasgos esquizoides como la escasa emocionalidad o tendencia a aislarse socialmente; personas con rasgos esquizotípicos como la desorganización del pensamiento, excentricismo y ansiedad social; y personas con rasgos paranoides como desconfianza hacia los demás y suspicacia son más propensos a padecer un brote breve.

Frecuencia y secuelas de los brotes psicóticos

En algunas situaciones los brotes psicóticos son aislados, por lo que nunca vuelven a presentarse. En otros casos se relacionan con una enfermedad mental y podrían presentarse con mayor frecuencia a medida que la enfermedad empeore. Por ejemplo, en los pacientes de esquizofrenia cada brote deteriora progresivamente el juicio de la persona.

Con respecto a las secuelas, estas varían de acuerdo a cuáles son las causas del brote. No son las mismas para aquellos pacientes que han padecido la alteración debido al consumo de sustancias que para quien la padece por un trastorno psicótico. En este último caso, las secuelas implican un deterioro progresivo de la calidad de vida del afectado.

En los otros casos, se debe tener en cuenta que los brotes provocan un desequilibrio químico en combinación con antecedentes genéticos. Este desequilibrio químico se puede intensificar como parte de las secuelas, lo que puede hacer que el paciente se vuelva más peligroso para sí mismo y para otras personas

CONCLUSIONES

Los brotes psicóticos pueden surgir ante factores como el estrés, abuso de sustancias u enfermedades mentales, sobre todo cuando existe una predisposición genética.

Debido a que pueden ser muy graves, es importante estar atento ante las señales de alarma o recaída, de manera que se pueda actuar en pro de su prevención o de reducción de la intensidad de los síntomas

Referencias bibliográficas

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Redactora de ​este blog.

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas. Mi formación es humanista.

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario