Consulta Sanitaria de Psicología en El Prat de LLobregat registrada con el nºE08609434 en el Departament de Salut de la Generalitat

Talasofobia: miedo al mar

Artículo Actualizado el:

La talasofobia es el miedo irracional o excesivo al mar. En la gente que padece esta fobia puede manifestarse en una variedad de formas, como evitando ir al mar, sentir ansiedad o pánico al pensar en el mar o en actividades relacionadas con el agua, o incluso tener pesadillas y flashbacks relacionados con el mar.

Cuando una persona padece alguna fobia, puede experimentar ataques de ansiedad, pánico e incluso dificultad para respirar cuando se exponen a esa situación que les genera miedo.

El maravilloso mar puede ser un lugar terrible para algunos, hasta el punto de generar malestar y miedo muy intenso el solo hecho de pensar en él. Este padecimiento se conoce como talasofobia: miedo al mar y a las profundidades marinas.
La talasofobia es una de tantas patologías fóbicas diagnosticadas en psicología.

Aunque bañarse en el océano puede parecer un gran placer, no todas las personas piensan igual.

Talasofobia: cuando tienes miedo al mar o al océano

La talasofobia o miedo al mar conlleva tener un miedo irracional al mar o al océano o fobia a la profundidad, para entrar más en cuestión en el miedo al mar a continuación vamos a analizar de donde proviene este miedo irracional al mar.

  • ¿Cómo se llama el miedo a las aguas profundas?
  • Miedo a la profundidad del mar.
  • ¿Es la talasofobia una enfermedad?

¿Cómo se llama el miedo a las aguas profundas?

En una búsqueda en Google sobre el miedo, el miedo al mar ocupa el primer lugar de la lista. Esto demuestra que muchas personas tienen miedo a nadar en aguas profundas, o al menos están familiarizadas con ellas.

El alcance de este trastorno va desde los pensamientos y preguntas ocasionales que surgen al nadar (¿Qué hay ahí abajo?) hasta el pánico: las personas que tienen un gran miedo al mar ni siquiera se atreven a acercarse a la playa. La gente no tiene tanto miedo al agua como a lo que se esconde bajo su superficie.

La talasofobia se define como un miedo extremo al mar: fobia al mar abierto, al océano.
Esta fobia al fondo marino, no tiene un origen racional y provoca que quienes lo padecen sufran pánico al estar cerca del océano.

Este terror siempre se genera, incluso cuando no existe el más mínimo riesgo de sufrir algo por estar cerca del mar. De hecho, las personas con esta fobia pueden entrar en pánico incluso con sólo imaginar el océano.

YouTube video

Miedo a la profundidad del mar

El origen etimológico de la palabra talasofobia proviene de la palabra griega “Thalassa”, que se traduce al español como océano y “Phobos”, que se traduce como miedo.

El miedo al mar es médicamente reconocido, por lo que en psicología forma parte de las fobias específicas y existen tratamientos terapéuticos orientados a ayudar a las personas con dicha patología a superarla

¿Es la talasofobia una enfermedad? fobia al mar como fobia específica


La talasofobia es una de las diversas fobias específicas. En el trabajo de diagnóstico de la OMS para clasificar las enfermedades mentales -el Código Internacional de Enfermedades (CIE-10)-, los miedos asociados únicamente a situaciones u objetos muy específicos se enumeran como fobias específicas.

Algunos ejemplos son la fobia social, la agorafobia o la talasofobia. Las personas suelen saber que sus miedos son exagerados y que los objetos/situaciones temidos no son una amenaza real. La CIE-10 define el grupo de fobias específicas de la siguiente manera:

Un grupo de trastornos en los que el miedo es causado exclusiva o predominantemente por situaciones claramente definidas que son de hecho inofensivas. Como resultado, estas situaciones se evitan generalmente o se toleran con miedo. La ansiedad del paciente puede estar asociada a síntomas individuales como palpitaciones o debilidad, a menudo en combinación con un miedo secundario a la muerte, a la pérdida de control o a la locura. A menudo, el mero hecho de pensar que puede producirse una situación fóbica desencadena una ansiedad anticipatoria (…)

Un factor importante en la definición de las fobias es, entre otras cosas, si el miedo conduce a un daño grave: ¿Sufre mucho de miedos? ¿Evita situaciones importantes relacionadas con el objeto temido?

Un miedo relativamente común, por ejemplo, es el miedo a las agujas. Es poco probable que uno permita que le saquen sangre tranquilamente. Esto no es un problema si rara vez se entra en contacto con jeringuillas. Sin embargo, es una gran preocupación si uno es diabético insulinodependiente y necesita recibir infusiones regularmente. En este caso, la fobia a las agujas sería un obstáculo importante para el tratamiento.

miedo al fondo del mar

También podemos hablar de talasofobia si el miedo al agua lo experimenta un pescador cuyo sustento depende de salir al mar todos los días.

Otra característica de las fobias específicas es la gravedad de los síntomas del miedo. El miedo a las aguas profundas puede manifestarse en forma de malestar estomacal, una ligera sensación de hormigueo o un aumento del ritmo cardíaco.

Cuando se bucea en las profundidades de un mar desconocido, estos son síntomas normales que ponen al cuerpo en una leve alerta. Sin embargo, los que ya no se atreven a ir a los lagos de baño porque sudan con sólo ver el agua, experimentan taquicardia, dificultad para respirar y mareos, sufren miedos irracionales. Estos síntomas limitan gravemente su independencia y su calidad de vida.

¿Cuántas personas padecen talasofobia?

El planeta Tierra es 60% de aguas profundas. El paisaje de las profundidades no despierta siempre el mismo sentimiento de asombro y belleza espectacular que los ríos, valles, playas, montañas, icebergs y otros paisajes apreciables para cualquier observador corriente. Eso no quiere decir que no haya una belleza impresionante en el mar profundo, pero se oculta bajo miles de metros de agua y en la gran mayoría de los casos en la oscuridad.

Los expertos calculan que alrededor de una de cada diez personas sufre talasofobia. Las encuestas muestran que una de cada dos personas tiene auténtico horror a nadar en aguas profundas, oscuras y desconocidas.

Si observa las playas del Mediterráneo hay mucha más gente en la playa que en el agua. Muchos veraneantes y bañistas se quedan siempre en la orilla o en la playa, y pocos se bañan en aguas abiertas. La mayoría de la gente no tiene miedo de estar cerca del agua. Sólo se evita lo profundo y lo desconocido.

Tratamiento de la talasofobia: fobia al mar

La buena noticia es que, al igual que ocurre con otras fobias específicas, existe un tratamiento para la talasofobia que puede reducir significativamente el miedo e incluso hacerlo desaparecer totalmente en algunos casos, permitiendo que las personas con este miedo o aversión al agua puedan disfrutar de las maravillas del océano.
El tratamiento gira en torno a diferentes métodos de psicoterapia. Estos varían de acuerdo a la gravedad de la fobia y las características del paciente. Deben ser realizadas por un especialista.

El tratamiento de la talasofobia incluirá probablemente algún tipo de terapia psicológica de conversación, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) y/o la terapia de exposición o desensibilización.

La terapia de exposición para el miedo o aversión al mar

La terapia de exposición es una de las metodologías de tratamiento más eficaces para quienes padecen la mayoría de las fobias.

La terapia de exposición funciona haciendo que el terapeuta exponga gradualmente al paciente a aquello que teme durante un tiempo determinado. Aunque esto provocará inevitablemente un alto grado de ansiedad en el paciente, también ayudará a desensibilizarlo de su miedo a largo plazo.

En teoría, cuanto más se exponga alguien a algo que teme, menos le molestará con el tiempo. Este es esencialmente el razonamiento detrás de la terapia de exposición. Sin embargo, en el caso de algunas fobias, la terapia de exposición puede ser muy difícil de aplicar para el terapeuta desde el punto de vista ético, así como de aplicar convenientemente, como es el caso de la talasofobia.

Dado que el terapeuta no puede traer el mar a su sesión de una hora de duración, lo que puede hacer para ayudar a su paciente es mostrarle fotos o vídeos del mar en un intento de provocar un flujo de ansiedad en su interior. También puede pedir al paciente que se acerque al mar en su tiempo libre y que describa cómo se sintió momentos antes de llegar allí, mientras estaba y una vez que se fue.

Durante la terapia de exposición, el terapeuta ayuda a la persona a enfrentarse a su miedo en un entorno seguro y controlado. Esto puede ocurrir de varias maneras:

Exposición en vivo: implica el contacto directo con el desencadenante de la fobia.
Exposición imaginaria: consiste en que la persona se imagine el objeto o la situación que teme con todo detalle. Una persona con talasofobia puede pensar o describir el océano durante estas sesiones.
Exposición de realidad virtual: consiste en utilizar la tecnología para simular la experiencia de enfrentarse a un objeto o situación concretos. Los terapeutas pueden utilizar esta técnica cuando no es posible probar la exposición en vivo.
La exposición graduada implica una exposición progresiva al desencadenante de la fobia, mientras que la «inundación» implica comenzar con las tareas más difíciles.

talasofobia-fotos

Terapia cognitivo-conductual fobia al mar


La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tipo de terapia conversacional. El objetivo es ayudar a la persona a cuestionar los pensamientos y creencias inútiles para reducir la ansiedad que provocan.
Por ejemplo, en una sesión de TCC para la talasofobia, un terapeuta puede ayudar a alguien a aprender a identificar los pensamientos de ansiedad sobre el océano y a comprender cómo esos pensamientos afectan a sus emociones, síntomas físicos y comportamiento.
Con el tiempo, la TCC puede ayudar a las personas a cuestionar si sus patrones de pensamiento o comportamiento son útiles, realistas o apropiados para la situación actual. Esto puede ayudar a la persona a cambiar sus respuestas a algún desencadenante de fobia, reduciendo así su ansiedad.

fobia al entorno marino

Hipnoterapia

Esta terapia está dirigida a una relajación profunda bajo la supervisión de un profesional formado en hipnoterapia. Señala al terapeuta la dirección para descubrir la causa fundamental de la fobia al océano.

Un número determinado de sesiones de hipnosis ayuda a «transformar la respuesta al miedo«, transformando a menor la ansiedad causada cada vez que se ve o se piensa en la inmensidad del mar.

PNL o terapia de programación neurolingüística

Otra forma eficaz de trabajar la fobia al mar, es la PNL
Facilita comprender cómo la mente crea su propia realidad. Esto ayuda a las personas con fobia al océano a «volver a programar su mente» para crear una respuesta diferente a la que habitualmente se tiene al enfrentarse al objeto de sus miedos, en este caso, el océano.

Pueden ser necesarias varias sesiones de PNL para minimizar y eliminar la fobia al océano, dependiendo de su gravedad.

fobia al fondo del mar 2

En la mayoría de los casos se utilizan técnicas de respiración y relajación que permiten colocar a la persona en un estado de confianza en sí mismo y calma absoluta. En otros casos es posible utilizar exposiciones primarias al océano a través de la imaginación, realidad virtual o la realidad. Asimismo, existen situaciones en que resulta pertinente la utilización de terapias de sueño.

Cuando los niveles de ansiedad y temor comienzan a reducirse paulatinamente, se debe proceder con un acercamiento progresivo al mar. Es posible que también se utilicen tratamientos farmacológicos para tratar los síntomas fisiológicos.

Otras fobias relacionadas al miedo al mar

El pensamiento o el miedo a tocar peces u otros animales marinos mientras se nada es común.

Ictiofobia

Este término técnico describe una aversión a los peces como tales. Los afectados no pueden tocar a los peces y les molesta su aspecto, su piel viscosa y escurridiza o su olor.

¿Qué es la acuafobia?

La acuafobia (raramente también hidrofobia) es un miedo generalizado al agua. La talasofobia puede considerarse un subtipo de la acuafobia.

El miedo generalizado al agua también incluye el miedo al agua del grifo, la ducha o la fuente. Los que lo padecen describen un miedo a la sensación de estar encerrados en el agua, o una ligera sensación de que el agua puede penetrar en todos los orificios del cuerpo y dañarlo.

A veces, el miedo a las bacterias del agua natural o del grifo también es parte del trastorno.

Los acuafóbicos graves rehúyen casi todo el agua. Puede llegar a tal extremo que sólo se lavan con agua hervida o agua mineral embotellada. Esta forma de acuafobia es muy rara y suele requerir tratamiento profesional.

Miedo a bucear

Las personas que padecen talasofobia suelen sentir pánico ante la idea de hundirse solas en las profundidades del mar. Sin embargo, se sabe que el miedo al buceo se da incluso en personas que, por lo demás, no tienen problemas con el mar.

  • El buceo está asociado a muchos otros aspectos que pueden asustar a la gente:
  • No se puede salir a la superficie siempre que se quiera.
  • La coordinación del equipo es un reto, especialmente para los principiantes.
  • Miedo a que el equipo falle. Miedo a la oscuridad y a estar solo en los espacios subacuáticos.
  • Miedo a la falta de aire bajo el agua.
  • Miedo a la abducción desde las profundidades.

Aquellos que básicamente no tienen miedo a las aguas profundas pero sí al buceo, ciertamente no necesitan terapia para atreverse a bucear. Los experimentados instructores de buceo ayudan hábilmente a los principiantes a superar sus miedos.

Las inmersiones de prueba tienen lugar en la piscina o en la playa antes de entrar en aguas abiertas. Durante una inmersión de prueba, los profesionales atienden a los principiantes y se encargan de casi todo y les dan todo el apoyo que necesitan.

como se llama la fobia al mar

Megalohidrotalasofobia

La megalohidrotalasofobia es el miedo a los objetos grandes sumergidos en aguas profundas. Por ejemplo, monstruos, pulpos gigantes, animales mitológicos como el kraken, etc. La persona cree que si se mete en el mar, algo grande lo agarrará y se lo comerá.

También puede tener miedo de que algún tiburón le ataque. Se trata de algo ligeramente diferente de la talasofobia, sin embargo, es posible que se puedan dar a la vez.

Preguntas frecuentes relacionadas con la Talasofobia

¿Cómo saber si se tiene talasofobia?

Todo el mundo tiene un poco de miedo a las masas de agua profundas y se siente agobiado cuando se acerca a una. Pero las personas con talasofobia experimentan diferentes tipos de miedo que empiezan a interferir en sus tareas diarias.

Estos miedos se desencadenan por cualquier cosa relacionada con el océano, como fotos aterradoras del océano, vídeos e incluso el nombre «océano». Y el miedo es persistente, lo que conlleva aturdimiento, mareos, aceleración del corazón, sudoración y falta de aliento al recibir estímulos.

Así que si tú también te sientes abrumado por el miedo al océano más que otros, puede que tengas talasofobia.

Las causas se pueden diagnosticar con la historia o las experiencias de la personalidad afectada. Por esa razón, el miedo a las aguas profundas puede desencadenarse por cualquier experiencia pasada negativa relacionada con ellas. Por ejemplo, ser testigo de una tragedia cerca del océano puede crear un comportamiento de agobio.
A veces, puede ser alguna parte no desarrollada del cerebro que es incapaz de manejar el miedo y crear esos síntomas.

¿Cómo se cura la talasofobia?

Sentirse cómodo en aguas profundas es un gran problema para quienes tienen un miedo intenso a ellas. Pero con el impulso de recuperarse y el apoyo de un profesional de la salud se puede conseguir que, con el tiempo, uno se sienta cómodo en ellas.

Practicar la inmersión de los pies y luego las piernas, o las manos en la orilla de un lago o de la playa, puede ayudar a superar la ansiedad. O bien caminar a menor profundidad dentro del mar o sumergir el pie dentro de una piscina, hará que se normalice la cercanía del cuerpo al agua. Será más beneficioso si lo practica en compañía de un profesional de la salud

¿En qué consiste el test para saber si eres talasofóbico?

Un test de fobia, en este caso de talasofobia, está dirigido a ver imágenes de grandes y grandes masas de agua para comprobar si produce ansiedad y el nivel fóbico que tiene al pensar en ellas.

Test – ¿Tengo talasofobia?

Cualquiera que pueda responder al menos a tres de estas preguntas con un «sí» es muy probable que sufra alguna forma de esta fobia:

  • Cruzar el borde de la orilla hacia aguas más profundas me provoca angustia.
  • Tengo ansiedad cuando nado en aguas profundas.
  • Tocar algas me incomoda.
  • No quiero poner mis pies en las profundidades del agua.
  • Cuando nado en aguas profundas, tengo imágenes en mi mente de monstruos o serpientes marinas que podrían cogerme, atraparme o hundirme.
  • Cuando salen burbujas del fondo del mar o del lago, me asusto.
  • Si algo me toca los pies o las piernas mientras nado, entro en pánico.

Incluso si todas las preguntas son correctas, esto no significa que el tratamiento sea necesario. Solo es recomendable buscar ayuda cuando los miedos escalan al pánico y te alejan de cualquier superficie marina.

Causas de la fobia al mar y océanos

El paisaje marino profundo no ofrece fácilmente la misma sensación de maravilla y belleza fenomenológica que los ríos, valles, playas, montañas, icebergs y otros paisajes terrestres visibles para cualquier observador casual. Esto no quiere decir que no haya una belleza impresionante, sino que está sumergida bajo miles de metros de agua y, en su mayoría, en la oscuridad. 

Lo más habitual en el ser humanos es que el paisaje se convierta en una experiencia personal y emocional directa o indirecta y, por tanto, el fondo del mar, puede carecer fácilmente de «asombro». Además, las imágenes directas del aspecto real del fondo marino se adquieren en su mayoría mediante vehículos robóticos autónomos o teledirigidos que ofrecen un campo de visión muy limitado en relación con lo que se vería estando en tierra mirando al horizonte

. Debido al pequeño campo de iluminación, es casi imposible abarcar cualquier característica particular en su totalidad o contextualizarla contra el horizonte. No hay vistas panorámicas amplias disponibles en el fondo del mar, y no hay luz disponible para ver incluso las vistas cercanas.

No hay puestas de sol ni amaneceres que reinventen temporalmente los panoramas familiares con un espectro de belleza alternativo. Por lo tanto, el sentimiento de asombro y maravilla hacia los paisajes a gran escala (por ejemplo, el Monte Everest) se traduce o se transforma en uno de interpretación abstracta en los equivalentes de las profundidades marinas (por ejemplo, la Fosa de las Marianas), creando una barrera entre las personas y las grandes profundidades.

Posibles razones por las que una persona puede desarrollar talasofobia son muy variadas. Sin embargo, en la mayoría de los casos la fobia encuentra su origen en haber padecido una experiencia negativa en el pasado relacionada con el océano. Por ejemplo, la persona podría haber tenido un accidente acuático, un naufragio o haber estado cerca de ahogarse.
Estos eventos negativos pueden haberse presentado en cualquier momento de la vida del paciente, pero normalmente ocurren en la infancia (cuando aun no sabemos nadar bien), generando un trauma, el cual motiva a que reavive el miedo cada vez que esté cerca del mar.


Otra de las causas de la talasofobia puede encontrarse en creencias negativas respecto al mar, generalmente sustentadas en la imaginación. Por ejemplo, la persona podría tener ideas erróneas sobre lo que esconden las profundidades que pueden generarle un miedo intenso. Cabe destacar que ninguna persona nace con una fobia de este tipo, sino que siempre se desarrolla en base a sus experiencias vividas.

talasofobia-miedo-al-mar

¿Cómo ven el mar las personas con Talasofobia?

Puede haber múltiples factores y causas que provoquen esta fobia. Sin embargo, las causas se clasifican en dos grupos: experiencial y no experiencial.


Experiencial: se basa en cualquier acontecimiento traumático en la vida del paciente: haberse ahogado de pequeño en la playa, un accidente, etc. De ahí que, ya de mayor, se desarrolle una experiencia negativa frente a la exposición del mismo medio, en este caso el mar.

No experiencial: la talasofobia puede desarrollarse también sin ningún acontecimiento traumático en el pasado. Simplemente el paciente siente pánico frente a la idea de la masa oscura de agua que no deja ver lo que hay bajo su superficie.

Factores genéticos: tener a alguien con miedo al mar en la familia aumenta el riesgo de desarrollarla.

Factores ambientales: oír hablar a otras personas de sucesos traumáticos relacionados con el océano puede hacer que se desarrolle una fobia al océano.

Factores de desarrollo: es posible que el área de respuesta al miedo del cerebro aún no se haya desarrollado correctamente. Esto le hace susceptible a los desencadenantes de la fobia.
Es importante entender que los síntomas de la talasofobia son automáticos e irracionales y que la persona no los puede controlar.

Síntomas de la fobia al mar

La talasofobia puede ser diagnosticada por un profesional a través de sus síntomas.
Estos pueden variar según la gravedad de la fobia en sí. En los casos más leves podrían limitarse a simples mareos, pero en los casos más graves la persona puede experimentar problemas respiratorios y taquicardias al estar cerca del océano.


Esta clase de síntomas ocurren debido al origen irracional de la fobia, pese a que las personas son conscientes del temor que padecen. Por ello, muchos de los síntomas tienen similitud con trastornos de ansiedad.


Otros síntomas incluyen problemas para pensar con claridad al estar cerca del mar e incluso dificultad para hablar, todo derivado de los ataques de pánico generados por la exposición al mar.


Cabe resaltar que los síntomas de la fobia al océano afectan negativamente a la calidad de vida de las personas que la padecen, ya que actividades sencillas como ir a la playa o subirse a un barco podrían ser imposibles de realizar para ellos debido al pánico que les generan.

¿Cuáles son los síntomas de la talasofobia?

Para entender si se tiene o no fobia al océano es muy recomendable observar los síntomas de esta fobia en uno mismo o en alguien que le preocupe.

Aunque los síntomas de la talasofobia suelen depender de la gravedad de la fobia, los siguientes son algunos de los síntomas más comunes que se pueden observar con facilidad.

  • Estar en un estado mental de huida, congelación o lucha cuando se está cerca del océano
  • El corazón puede empezar a acelerarse cuando se está cerca del agua
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Condición de ansiedad intensa cuando se está cerca del océano
  • Incomodidad o ansiedad cuando se piensa en el océano
  • Una persona que tiene miedo al océano preferirá vivir en el interior del territorio
  • La persona que sufre de fobia al océano será incapaz de lidiar con su miedo al estar cerca de grandes masas de agua
  • Tensión muscular, sudoración y temblores en el cuerpo
  • En algunos casos, el enfermo puede experimentar algún tipo de ataque de pánico
  • Sensación de alejamiento de la realidad o de incapacidad para expresarse
  • Tener náuseas o molestias gastrointestinales
  • Si alguien experimenta alguno de los síntomas mencionados, es posible que tenga talasofobia o miedo a los grandes masas de agua.

Pequeña guía sobre la talasofobia y consejos para las vacaciones

Los casos leves de miedo al mar o a las aguas profundas no significan necesariamente que haya que mantenerse alejado.

Sin embargo, este tipo de fobias puede arruinar las vacaciones o la ilusión del verano.

Se hace difícil cuando, dentro de las familias, uno de los miembros sufre de ansiedad y el resto no.

He aquí algunos consejos para que las vacaciones junto al agua o las excursiones cerca del agua sean un éxito:

Para muchos afectados, las aguas bravas son una pesadilla, pero la piscina poco profunda del complejo está estupendamente.
A algunas personas les preocupan menos los mares con grandes zonas de aguas poco profundas (Egipto, el Caribe, Tailandia) que las costas salvajes con olas altas también existe el miedo a las olas del mar.
Los talasófobos no deberían dormir en hoteles cercanos al agua.

Conclusión sobre la talasofobia.

Los hábitats terrestres y de aguas poco profundas son verdes y productivos. Bañados por la luz del sol, son fuente de nueva vida y productividad. Las profundidades marinas se consideran lo contrario: es el lugar donde se depositan y degradan de forma natural los cadáveres y los residuos detríticos; el sumidero final de los elementos que dan vida y que tanto valoramos una vez que se gastan y dejan de tener valor. Este concepto también enlaza con el grave problema de la contaminación de las profundidades marinas

El miedo forma parte natural de los seres humanos. Sin embargo, en el caso de las fobias el miedo está sustentado en creencias irracionales que los talosofóbicos han desarrollado debido a una experiencia muy traumática de su pasado.
Es por esto que situaciones tan inofensivas como colocar los pies en la orilla de una playa pueden generarles mucho pánico. Debido a que esto puede traerles dificultades en su vida diaria, no debe considerarse la fobia al mar como algo normal y es recomendable asistir a un terapeuta para reducir el impacto de la fobia o, en el mejor de los casos, eliminarla por completo.

close
newsletter awen psicologia

SUSCRÍBETE y recibe noticias sobre salud mental y emocional

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Sobre la Autora

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Trabajo en consulta privada desde el 2010 en el Prat de LLobregat con pacientes adultos y parejas.

Mi formación:

  • Licenciada en Psicología por la Universitat de Barcelona (2010)
  • Master en Terapia Gestalt. Escola Taller de Gestalt, Barcelona (2006-2010)
  • Formación en psicoterapia integrativa en el programa del Dr. Claudio Naranjo -Programa SAT- (2010-2014)

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario