Consulta Sanitaria de Psicología en El Prat de LLobregat registrada con el nºE08609434 en el Departament de Salut de la Generalitat

¿Qué es un delirio nihilista o síndrome de Cotard?

Artículo Actualizado el:

El síndrome de Cotard, también llamado delirio nihilista, consiste en una enfermedad mental en la que la persona afectada niega su existencia, la del mundo o la de algunas partes de su cuerpo. La persona puede creer que está muerta, por lo que se trata de una enfermedad muy rara. Se relaciona con frecuencia con la hipocondría.

¿De dónde proviene el término de síndrome de Cotard?

El término síndrome de Cotard fue acuñado por primera vez por el neurólogo Jules Cotard en 1880. En aquel momento el síndrome fue descrito como una especie de delirio hipocondríaco que afectaba a pacientes de melancolía ansiosa. Posteriormente, el cuadro clínico de la enfermedad pasó a ser descrito como un delirio de negación, también se le ha llamado síndrome del muerto viviente.

¿Qué causa el síndrome de Cotard o síndrome del muerto viviente?

Generalmente, las causas del delirio nihilista pueden ser de tipo fisiológico como infecciones cerebrales o ciertas enfermedades cerebrovasculares. Asimismo, también se relaciona con la enfermedad de Parkinson.

Causas psiquiátricas relacionadas con el síndrome de Cotard

Existen también ciertas causas psiquiátricas asociadas al síndrome de Cotard o delirio de negación, tales como estados de depresión psicótica o delirante, demencia, hipocondría y esquizofrenia.

Que es un delirio nihilista o sindrome de Cotard

¿Cómo viven las personas con síndrome de Cotard?

Quienes se ven afectados por esta enfermedad presentan un estado de despersonalización. Asimismo, las alucinaciones son frecuentes. Las personas con delirio nihilista también se caracterizan por una negatividad exagerada que les motiva a negar temas tan obvios como su existencia. De hecho, se dice que es una enfermedad en la que parece que estás muerto.

También pueden presentar otros delirios que coexistan con el delirio de negación, como por ejemplo pensar que son inmortales. Esta clase de síntomas catatónicos pueden resultar peligrosos para el paciente porque pueden llevarlo a realizar conductas de autoagresión o incluso hacerle pensar que no posee algunos de sus órganos corporales.

¿Cuánto dura el síndrome de Cotard?

No es fácil establecer un pronóstico de la duración del síndrome, ya que éste puede ser muy variado. En ciertas ocasiones, la recuperación puede presentarse espontáneamente y de manera repentina, incluso si se trata de un caso grave.

No obstante, también es posible que en un caso de intensidad moderada en que la presentación clínica completa y clásica no se ha presentado, la recuperación se dé gradualmente.

En los casos en que la causa se relaciona con una condición orgánica subyacente, el desarrollo de la enfermedad dependerá de las posibilidades que existan de tratar dicha condición subyacente. Ahora bien, en el caso específico de que se relacione con síntomas depresivos, es posible que se mantengan las ideas delirantes incluso cuando se alcance el alivio de dichos síntomas.

Por su parte, cuando la enfermedad forma parte del cuadro de esquizofrenia, los síntomas del síndrome deberían desaparecer gradualmente de acuerdo al alivio de los síntomas psicóticos. Cabe destacar que, cuando los síntomas logran prevalecer durante años, es posible que el síndrome coexista con un cuadro de esquizofrenia crónica.

vivr creyendose muerto

También es posible que se alcance la curación de la enfermedad de forma parcial. En tales situaciones el paciente podría tolerar el síndrome y presentar una orientación doble. Podría ser capaz de mantener el contacto con otras personas, pese a estar inmerso en su realidad delirante.

Aun así, también cabe la posibilidad de que se encapsule por completo el delirio, de manera que se mantenga el síndrome, pero el paciente sea capaz de discutir filosóficamente y con un humor ameno sobre su existencia o inexistencia.

Diagnóstico y tratamiento del Síndrome de Cotard

El diagnóstico se realiza por un psiquiatra, que debe encargarse de descartar las causas orgánicas para lograr un diagnóstico preciso. Al respecto hay que decir que los síntomas y circunstancias de la enfermedad pueden ser muy variadas, lo que complica la aplicación de un tratamiento.

Por otro lado, no existe un tratamiento único para el síndrome de Cotard, aunque se ha alcanzado el éxito mediante la aplicación de varios diferentes. El más común consiste en usar psicofármacos, entre los que destacan los antipsicóticos y antidepresivos.

Si el tratamiento con fármacos no demuestra ser eficaz para eliminar el delirio, se suele recurrir al uso de terapia electro convulsiva (TEC). La tasa de éxito de esta terapia es bastante alta.

Es posible que sea necesario hospitalizar al paciente y mantenerlo durante vigilancia estricta durante el tratamiento. Esto se debe a que muchos cometen actos de autoagresión que pueden ser muy peligrosos para su salud.

Conclusiones sobre síndrome del muerto viviente

El síndrome de Cotard es una de las enfermedades más raras de las que se tiene registro. Son muchas las causas que pueden estar detrás de ella, siendo las causas psiquiátricas las principales.

Aunque la intensidad de este síndrome es variada, siempre requiere atención médica profesional, por lo que ante las primeras señales de su presencia es necesario acudir con un profesional para que pueda emitir un diagnóstico y tratamiento preciso en el menor tiempo posible.

newsletter awen psicologia

SUSCRÍBETE y recibe noticias sobre salud mental y emocional

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Sobre la Autora

montse-fernandez-redactora

Psicóloga Gral. Sanitaria Col 19069

Montserrat Fernández

Trabajo en consulta privada desde el 2010 con pacientes adultos y parejas.

Mi formación:

  • Licenciada en Psicología por la Universitat de Barcelona (2010)
  • Postgrado en Terapia Gestalt. Escola Taller de Gestalt, Barcelona (2006-2010)
  • Formación en psicoterapia integrativa en el programa del Dr. Claudio Naranjo -Programa SAT- (2010-2014)

Psicóloga por vocación tardía y agradablemente disfrutada. Observadora entusiasta del comportamiento humano. Hacedora de caminos por los que invitar a transitar.

Deja un comentario